Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:45

El Sescam asegura que las urgencias del Hospital Santa Bárbara de Puertollano funcionan correctamente

Tratan de adecuar el número de camas de hospitalización a la menor demanda de pacientes en estas fechas

Jueves, 05 de julio de 2012, a las 17:06

Redacción. Ciudad Real
La Gerencia del Hospital Santa Bárbara de Puertollano, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha señalado taxativamente que las urgencias del hospital funcionan correctamente, y no existe ningún colapso.

Luis Carretero, gerente del Sescam.

El servicio de Urgencias está funcionando con regularidad y no hay ningún paciente en cama en los pasillos, como han asegurado desde algún sindicato. De forma puntual, coincidieron un alto número de ingresos con un elevado número de altas. Esta circunstancia originó que, debido al tiempo que lleva realizar las altas, en algún momento se acumulasen pacientes en el servicio de Urgencias, situación que se normalizó rápidamente.

La Gerencia del Hospital Santa Bárbara de Puertollano está llevando a cabo un plan de contingencia de cara a este verano, para adecuar el número de camas a la menor demanda de pacientes que se produce en estas fechas. Se realiza con los mismos criterios de racionalización y calidad asistencial de años anteriores, y se centrará principalmente en el servicio de Medicina Interna, ubicando a los pacientes en otros servicios de hospitalización del centro. Un cambio que no mermará en ningún caso la calidad asistencial que reciben y que servirá para realizar tareas de mantenimiento en las habitaciones de Medicina Interna que mejoren la estancia de los pacientes.

Con los mismos criterios de eficiencia, también se cerrarán dos camas de la UCI del hospital. La referencia para adoptar estas medidas es el índice de ocupación del pasado año, que en el caso de la UCI fue de un 24 por ciento en julio y de un 45 por ciento en agosto. Desde la Gerencia del Hospital Santa Bárbara se insiste en que la reducción en dos camas del Servicio de Medicina Intensiva no va a afectar a la calidad que reciben los pacientes, cubriendo sobradamente las previsiones asistenciales del servicio.