15 nov 2018 | Actualizado: 11:50
Jueves, 20 de diciembre de 2012, a las 16:59

Redacción. Mérida
La gerente del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía  y Atención a la Dependencia (Sepad), Cristina Herrera, ha presentado las novedades que desde este servicio se han introducido en el Catálogo de Servicios y Prestaciones Económicas del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, en la intensidad de los servicios, y en el régimen de compatibilidades.

Cristina Herrera.

Las novedades introducidas por el Gobierno extremeño en base a dicha reforma contemplan una ampliación del espectro de beneficiarios; un seguimiento de las prestaciones concedidas a los cuidadores familiares para garantizar una atención de calidad; una apuesta por la profesionalización del servicio y un esfuerzo adicional al mínimo fijado en la norma estatal.

También ha realizado un balance sobre la actividad realizada a lo largo de 2012 por el Sepad, servicio que cuenta con un presupuesto de de 276,7 millones de euros para el año 2013, según lo establecido en el Proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad, 20 millones más que el pasado año.

Herrera ha explicado que con esta reforma de la ley, el Gobierno “busca un claro objetivo: introducir mejoras necesarias para la sostenibilidad presente y futura del sistema, así como unos criterios mínimos aplicables en todas las comunidades autónomas”.

Respecto a los ciudadanos que pueden acceder a ayudas y servicios, la prestación económica de asistencia personal, que anteriormente sólo estaba reconocida para el grado III,  ahora se extiende a los otros dos grados, el I y el II.
“Es decir, ya no sólo los grandes dependientes podrán optar a esta ayuda, sino también las personas con dependencia moderada o con dependencia severa podrán hacerlo”, según ha explicado Cristina Herrera.

Seguimiento de la prestación a cuidadores

Por primera vez en Extremadura se regula y establece un seguimiento de la prestación económica por cuidados en el entorno, “lo que coloquialmente conocemos como ayudas a los cuidadores familiares”, ha señalado Herrera, ya que “se trata de evitar situaciones fraudulentas como las que nos hemos encontrado en el Sepad”.

Cristina Herrera ha resaltado que se establece este seguimiento de las ayudas “para, por una parte, garantizar la calidad de los cuidados recibidos en el domicilio y, por otra, velar por una correcta ejecución de los recursos públicos”.