Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10

El PSOE asegura que hay más de 80.000 facturas pendientes de pago de 2012

Eduardo Alonso critica la mala gestión del Gobierno de Rudi con retrasos en los pagos, inversiones nulas y aumento de las listas de espera

Martes, 02 de abril de 2013, a las 15:45

Redacción. Zaragoza
El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Sanidad, Eduardo Alonso,  ha advertido hoy al Gobierno de Aragón que la situación de la sanidad “se le escapa de las manos” por el aumento de la deuda y el descontrol en la gestión. Alonso ha indicado que a fecha de 1 de marzo de 2013 el Gobierno de Aragón tiene pendientes de pago 80.807 facturas del 2012, que suponen 192 millones de euros que no cuentan con respaldo presupuestario.

Eduardo Alonso.

El diputado socialista ha mostrado su preocupación por el incremento de la bola sanitaria que no ha tenido traducción en una mejora de la gestión global o en esfuerzos en inversión en tecnología o en la construcción de nuevos centros de atención primaria como el de Illueca, los centros de  la Avenida de Navarra o de la Avenida de Valencia, en Zaragoza, entre otros. Además, se ha referido a la mala gestión y la rebaja en el pago en 200 euros en cada plaza de salud mental  o el retraso en un año en el pago a las clínicas de interrupción del embarazo. Eduardo Alonso ha indicado que hay numerosos casos de mala gestión y ha explicado que las farmacias tardaban antes 20 días en cobrar las recetas y ahora han tenido que formalizar un convenio con Ibercaja porque se demoran más allá de cuatro meses, lo que les provocaba problemas de tesorería.

Eduardo Alonso ha indicado que, además, el Gobierno de Aragón está haciendo un mal uso de las instalaciones sanitarias públicas. De esta forma ha señalado que el Gobierno de Aragón debería aprovechar más sus recursos propios reduciendo las listas de espera con sus médicos, con la autoconcertación que sería mejor que haciéndolo con las empresas privadas.  Ha explicado que, por ejemplo, una catarata cuesta 272 euros más los gastos de quirófano en la sanidad pública; sin embargo, en la concertación cuesta 770 euros, con lo que el ahorro es de 500 euros.

A este respecto, Eduardo Alonso ha indicado que el Plan de Choque para eliminar las listas de espera de las operaciones en los hospitales públicos llega ya a alrededor de 6.000 personas y con los acuerdos con las clínicas concertadas se pretenden reducir en 3.000. En este sentido, Alonso ha advertido que desea que se eliminen con los 2,3 millones de euros presupuestados para este fin no sólo las operaciones más sencillas  y en ningún caso se dejen para los hospitales públicos los casos complicados y caros como parece vislumbrarse.

El diputado socialista ha explicado los enormes recortes en los presupuestos para la sanidad pública en 2013. En el 2013 sólo en capítulo I se ha reducido en 89 millones euros, el capítulo II  disminuye en 98 millones y en capítulo IV se ha disminuido en 69 millones. El portavoz socialista en la Comisión de Sanidad ha adelantado que el PSOE ha preguntado al Gobierno de Aragón si ha hecho las consultas pertinentes a Eurostat y el Ministerio de Hacienda para ver si el adelanto del dinero por la empresa para construir el nuevo Hospital de Alcañiz computa como deuda o no.

Respuesta del PP
La portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular de las Cortes de Aragón, Carmen Susín, ha afirmado que la "bola sanitaria", la deuda de 192 millones de euros pendientes de pagar a proveedores a fecha 1 de marzo de 2013, es asumible. Susín  ha indicado que el Gobierno de Luisa Fernanda Rudi ya ha pagado 600 millones de euros pendientes de la legislatura anterior, cuando gestionaba la Administración sanitaria el PSOE.

Susín ha proseguido afirmando que en 2012 el Ejecutivo de Rudi abonó los 600 millones mencionados a los proveedores haciendo uso del mecanismo extraordinario aprobado por el Gobierno de España y recurriendo a un crédito extraordinario de 250 millones que autorizaron las Cortes. Los 192 millones que están pendientes "continúan su ritmo normal" y "seguirán su curso para ser pagados en tiempo y forma", por lo que la deuda actual "no es nada alarmante", ha añadido.