Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Se reduce un 22% los pacientes que rechazan ser derivados tras llevar más de un año esperando su intervención

La espera media de los que rechazan ser derivados para su operación se reduce en casi 10 días

Martes, 16 de febrero de 2016, a las 18:38
Redacción. Madrid
Según los datos de la Dirección General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria sobre lista de espera quirúrgica, dependiente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, en enero de 2016, la cifra de pacientes que han rechazado ser derivados para intervenirse quirúrgicamente en otro centro y que han estado esperando más de un año se ha reducido en un 22,2% en el último mes; pasando de 1.691 a 1.315.

El consejero Sánchez Martos.

Al mismo tiempo, la espera media de los pacientes que han rechazado ser derivados, se ha reducido en el transcurso del último mes en casi 10 días. De 194,99 días de espera en diciembre, a 185,82 en enero.

Tras el cambio de criterios en la forma de contabilizar y gestionar la lista de espera quirúrgica, Sanidad está haciendo un especial esfuerzo para reducir el grupo de pacientes en mayor espera, que en su día rechazaron ser derivados, y por ello llevan esperando más de un año esperando para intervenirse.

Asimismo, el grupo de “Transitoriamente No Programables” se ha reducido en un 37,82% en el último mes. Pasando de 7.814 a 4.859. El grupo de pacientes en “Rechazo a la derivación” se ha reducido en un 6,81%, pasando de 33.768 a 31.470. En paralelo, la lista de espera estructural se ha incrementado un 16,54% y cuenta con 44.123 pacientes, y la espera media estructural se ha incrementado ligeramente y se sitúa en 43,88 días, por debajo de las medias de las demás comunidades autónomas.

La cifra global de pacientes también se ha incrementado, pero en mucho menor grado, un 1,2%, y cuenta 80.452 pacientes. Estas tendencias son coherentes con el cambio de gestión de la lista de espera quirúrgica en Madrid. Pacientes que hasta el pasado mes de diciembre se habrían incluido en “Transitoriamente No Programable” o “Rechazo a la derivación” ahora se registran en la lista de espera estructural, por el cambio de criterios y porque se están incrementando las intervenciones con recursos propios.

El trasvase de un número importante de pacientes a lista de espera estructural también tiene un efecto coyuntural en la espera media de este grupo, que se incrementa. En definitiva, se prevé durante estos primeros meses de vigencia del nuevo modelo de lista de espera quirúrgica, de forma transitoria, la tendencia fundamental será la reducción de las esperas máximas, aunque ello conlleve un periodo en el que la espera media crezca temporalmente, siempre por debajo de la espera media nacional.