Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

El sistema sanitario del ISIS siembra la alarma con su reclamo de médicos a Occidente

Otros profesionales señalan el miedo de trabajar para la organización terrorista

Domingo, 03 de mayo de 2015, a las 11:41
David García. Madrid
Hace tan solo un mes, Redacción Médica contaba cómo era la sanidad del Estado Islámico, formada por una mezcla de profesionales médicos que se han unido voluntariamente desde Occidente y otros a los que se les obliga a trabajar con ellos.

Esta semana, el ISIS ha oficializado mediante un vídeo su nuevo sistema sanitario, el ISHS (Islamic State Health Service) con el que además, llama a la ‘yihad’ sanitaria a médicos de occidente reconociendo que necesitan más profesionales para atender a sus soldados.

Abu Yusuf, el médico australiano protagonista de la campaña del Estado Islámico.

El vídeo está protagonizado por un joven médico australiano, lo que ha causado una gran preocupación en la comunicad internacional.

Australia ha reconocido al joven como Tareq Kamleh, ciudadano del páis, aunque en el vídeo se hace llamar Abu Yusuf. Estudió Medicina en la Universidad de Adelaida, según ha confirmado el propio centro aunque después completó sus estudios en Perth.

La alerta de los médicos australianos no se ha hecho esperar. La Asociación Médica Australiana, la AMA (lo que equivaldría a la Organización Médica Colegial en España), considera que la profesión médica ha sido “ultrajada” porque “el ISIS contradice lo que ella representa” y pide algún tipo de medida para que los médicos más jóvenes y estudiantes de medicina no sean ‘víctimas’ de los llamamientos del ISIS. Además, según Stephen Parnis, vicepresidente de la AMA, van a estudiar revocarle la licencia a Abu Yusuf para que no pueda ejercer en terreno australiano.

El caso ha llegado a la arena política. Tanya Plibersek, líder de la oposición australiana, ha considerado “inaceptable” el hecho y ha pedido a su Gobierno que haga caer sobre él “toda la fuerza de la ley” por ayudar a un grupo terrorista.
Tony Abbott, primer ministro australiano, ha hecho un llamamiento a los jóvenes en general y a los médicos en particular para que no se enrolen en el ISIS aunque a ojos de Christine Milne, líder de los ecologistas y en la oposición, se deberían desarrollar programas de prevención concretos destinados a frenar la radicalización.

El mensaje de Abu Yusuf : “necesitamos más médicos”

La presentación oficial del sistema sanitario del ISIS, el ISHS, tenía un objetivo claro: el reclutamiento de médicos occidentales.

Uno de los fotogramas del vídeo con Yusuf paseando con un niño por el hospital de Raqqa.

Abu Yusuf, el médico australiano que lo protagoniza, explica que "es decepcionante pensar cuántos hermanos y hermanas musulmanes médicos y enfermeras, fisioterapeutas y dentistas siguen viviendo en Occidente y por desgracia aquí realmente estamos sufriendo no la falta de equipo o de medicinas, pero sí falta de atención médica calificada".

"Así que supongo que un mensaje que me gustaría enviar a los hermanos y hermanas que aún viven en Occidente y que están considerando la posibilidad de venir... que realmente necesitamos su ayuda", añade Yusuf, que aparece en todo momento uniformado y con un fonendoscopio al cuello.

El vídeo, al parecer, está grabado dentro del hospital de Raqqa, la capital de facto del ISIS (a unos 160 kilómetros de Aleppo), y se muestra por ejemplo la unidad de neonatos.

La otra sanidad del ISIS

La imagen que quiere trasladar el nuevo ISHS en su vídeo contrasta con los testimonios de algunos profesionales del propio hospital, como Raheb, una recién licenciada en medicina de 26 años que ha contado esta semana en un medio de comunicación de Turquía (donde está exiliada) su experiencia en el hospital central del ISIS.

Rehab explica que durante meses, ella fue la única mujer médico del centro, ya que el resto de la plantilla femenina decidió dejar de ir a trabajar cuando el ISIS se hizo con el control del hospital por miedo.

A la izquierda, una imagen corporativa del NHS británico; y a la derecha la campaña de la sanidad del Estado Islámico, el ISHS.

La joven cuenta que para los miembros del ISIS, primaba el cumplimiento de la Ley Islámica sobre la medicina. Así, cualquier práctica clínica o método médico que no estuviera de acuerdo con esta Ley, era eliminado, poniendo en riesgo así la salud de los pacientes. Además, detalla que los propios combatientes del ISIS eran los encargados de velar por que todo ello se cumpla, incluidos los uniformes de las trabajadoras y las pacientes, y para que llevaran siempre el velo islámico y guantes, lo que en ocasiones podía ser una molestia para los tratamientos. Pero ni por ellos se podían retirar.

Desde Inglaterra les ‘acusan’ de copiar el logo

El vídeo de presentación del nuevo sistema sanitario islámico ha dado la vuelta al mundo creando alarma entre los profesionales de la sanidad, pero también cierto sentimiento de plagio en Reino Unido.

Los medios de comunicación británicos han destacado que el logo y la imagen corporativa que ha utilizado el sistema sanitario del ISIS se parece mucho al que actualmente utiliza el NHS, el sistema de salud británico.

ENLACES RELACIONADOS:

El Estado Islámico busca médicos, pero a la fuerza (21/03/2015)

Siria no es país para médicos (16/09/2013)