Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

El IDIS cierra filas ante el órdago de Comín

Consideran que estas decisiones afectarán a la calidad asistencial por exceso de demanda

Miércoles, 27 de enero de 2016, a las 18:48
Redacción.
El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), en relación a informaciones como la que ofreció Redacción Médica sobre la suspensión de derivación de pacientes de centros sanitarios públicos a privados en Cataluña, ha manifestado a través de un comunicado que la colaboración público-privada es la fórmula idónea para lograr un sistema sanitario sostenible y eficiente que evite redundancias y duplicidades, que establezca sinergias y le dote a la vez de la imprescindible solvencia financiera en el presente que le permita afrontar con garantías el futuro.  

Luis Mayero, secretario general de IDIS.

Para esta organización, la supresión de los conciertos con el sector sanitario privado puede poner en riesgo la atención adecuada y a tiempo de los pacientes, debido fundamentalmente al incremento de los períodos de listas de espera y al incremento de la carga asistencial de los centros públicos. Todo ello sin tener en cuenta el más que probable detrimento de la calidad del servicio prestado al ciudadano motivado por la sobrecarga añadida.

Todas las comunidades autónomas tienen en cuenta al sector de la sanidad privada para la prestación de sus servicios de salud. Los modelos de contratación público-privada han permitido mejorar de una forma contrastada la accesibilidad de la población a la asistencia sanitaria. Por ello, a su juicio, la supresión de los conciertos impacta gravemente en la solvencia y viabilidad de muchos centros privados, generando tanto una cuantiosa pérdida de empleo cualificado como el cierre de entidades de prestigio que aportan un enorme valor añadido a nuestra sociedad, tanto en términos asistenciales como económicos.

El aprovechamiento de todos los recursos sanitarios, independientemente de su titularidad, permite obtener niveles de asistencia óptimos y adecuados para la población, pues este es el objetivo último y primordial que considera que compromete a todos los actores sanitarios. Así, el objetivo en esencia es garantizar la mejor oferta asistencial para los ciudadanos, que entienden independiente de si la provisión es pública o privada y requiere del empeño y esfuerzo conjunto de todos los agentes implicados.

ENLACES RELACIONADOS:

Órdago de Comín contra la sanidad privada (25/01/16)