Manuel Vilches ha participado en una jornada de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología



11 nov 2014. 13.30H
SE LEE EN 5 minutos
Redacción. Madrid
“En cáncer, tanto como en otras áreas o aún más, es fundamental contribuir a la mejora de la atención, centralizar recursos, aprovechar infraestructuras, evitar la atomización de las inversiones y, en resumen, favorecer un salto de calidad en la investigación, diagnóstico y tratamiento del cáncer”. Así ha explicado Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), la necesaria integración de los sectores público y privado también en atención oncológica durante la mesa redonda ‘Mapa de situación de la oncología en el sector privado: principales agentes’, que ha tenido lugar en el marco de las Jornadas Extraordinarias de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO). En esta línea, añadió que “la sanidad privada aboga por usar todos los recursos disponibles evitando ineficiencias y gastos innecesarios en la atención asistencial, pero muy especialmente en la prevención de enfermedades como el cáncer, aspecto con el que estamos muy comprometidos”.

Manuel Vilches, director general del IDIS.

Durante la reunión también se ha puesto en relieve la importancia de integrar recursos entre los ámbitos hospitalarios público y privado con el objetivo de mejorar la gestión de la atención oncológica.

Innovación en oncología en el sector privado

Se estima que en el año 2015 se darán 227.076 casos de cáncer en España y que cerca de 108.390 personas fallecerán por este tipo de enfermedades. Teniendo en cuenta este dato junto con la dificultad de detección de algunas enfermedades oncológicas “resulta fundamental poder invertir en equipamientos de alta tecnología que mejoren la eficiencia de los servicios, reduzcan costes y ayuden a optimizar los tiempos de respuesta del profesional al paciente” explica el director general de IDIS. Y este es un aspecto en el que la sanidad privada tiene un papel fundamental, ya que se esfuerza por seguir avanzando cada día con la aplicación de nuevos avances en tecnologías de comunicación e información y servicios. A modo de ejemplo, “el sector hospitalario privado cuenta con el 57 por ciento de las resonancias magnéticas, el 54 por ciento de los PET y el 36 por ciento de los TAC existentes en nuestro país”.

De acuerdo con una encuesta realizada por IDIS, los agentes privados siguen invirtiendo en tecnología puntera. A nivel de diagnóstico, se puede destacar el desarrollo de técnicas de imagen, como la resonancia magnética de alto campo, el TAC multicorte o las técnicas híbridas (PET-TAC, PET-RMN), lo que ha permitido una mayor precisión diagnóstica, acortar los tiempos de medición y aumentar la seguridad del paciente. El informe muestra que dentro de las áreas de inversión futura del sector se incluyen tecnologías como la imagen sintetizada, combinaciones entre técnicas in-vivo y técnicas in-vitro para el diagnóstico de patologías, así como sistemas intraoperatorios de diagnóstico o termoablación por microondas.

Además de su compromiso con la innovación tecnológica, la sanidad privada tiene muy en cuenta la necesidad de adoptar protocolos que mejoren los procesos de atención a los pacientes y los costes de las prestaciones para llevarlas a cabo. Por ello, realiza informes como el estudio RESA 2014 “Indicadores de resultados en salud de la Sanidad Privada”, desarrollado por el IDIS, donde se analizan los tiempos de respuesta desde el diagnóstico del cáncer hasta el inicio del tratamiento. Tal y como asegura Manuel Vilches “aunque no es un dato extrapolable, el tiempo de este procedimiento en cáncer de mama, colon y pulmón es inferior a 2 semanas, por debajo de las recomendaciones clínicas internacionales”.

I+D en oncología en el sector privado

Por otro lado, durante la sesión se ha destacado que la investigación clínica contra el cáncer está disponible para el paciente en la mayoría de los centros oncológicos nacionales. A modo de ejemplo, los datos del Proyecto BEST de Excelencia en Investigación Clínica de Medicamentos en España, promovido por Farmaindustria, indican que en solo nueve años, los centros sanitarios privados han participado en 756 ensayos clínicos (entre el 30 de marzo de 2004 y el 30 de junio de 2013), con un número total de 1.198 participaciones. Oncología es una de las áreas terapéuticas que concentra mayor número de ensayos clínicos (229), incluso en fases tempranas.

Centros monográficos: un modelo diferencial

Desde un punto de vista asistencial es necesario concentrar inversiones y optimizar la utilización de los recursos. En este sentido, los centros monográficos aportan innegables ventajas tanto en la asistencia clínica como en la docencia e investigación para el tratamiento de pacientes con cáncer. A día de hoy, en España ya hay modelos asistenciales similares a otros de referencia en el plano internacional. Estos centros concentran inversiones con carácter muy específico y optimizan la utilización de los recursos, lo que les permite aumentar la experiencia de los profesionales. “A mayor experiencia con un determinado procedimiento, mayor fiabilidad tendrán los resultados. Los centros monográficos implican un modelo diferencial, pasando de una estructura en la que el paciente va rotando por los diferentes servicios a una atención asistencial integral e integrada en la que él es el eje y el centro de todo el sistema recibiendo una atención personalizada”,  incide el director general de IDIS.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.