17 nov 2018 | Actualizado: 10:10

El Hospital Sierrallana realiza más de 150 intervenciones al año de fracturas de cadera

El traumatólogo Raúl Sota interviene en el ciclo de Encuentros Saludables del Colegio de Médicos y el Ayuntamiento de Santander

Lunes, 30 de julio de 2012, a las 16:00

Rául Sota, traumatólogo del Hospital de Sierrallana.

Redacción. Santander
La patología de la cadera en nuestros mayores es un problema sanitario y social de primer orden en estos años, ha asegurado Raúl Sota Arce, médico traumatólogo del Hospital de Sierrallana, quien intervino en el Grupo de Mayores de Telefónica dentro del ciclo sanitario denominado Encuentros Saludables, que organizan el Colegio de Médicos de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander. Sota ha señalado que el Hospital Sierrallana realiza más de 150 intervenciones al año de fracturas de cadera al año y ha adelantado que está previsto que esta incidencia se doble hacia el año 2030.

El Ayuntamiento de Santander y el Colegio de Médicos en su tarea de promover la salud de los ciudadanos han puesto en marcha un ciclo de conferencias sobre temas de salud, que se han desarrollado en las sedes de once asociaciones de vecinos de la ciudad.

El objetivo de este ciclo, a través de un proceso educativo de enseñanza-aprendizaje, es acercar a la población temas de salud de interés general con el fin de capacitarles para el autocuidado de su salud impulsando la mejora de la calidad de vida y el nivel de salud, en general.

Según el especialista, esta patología se puede dividir en patología degenerativa (coxartrosis) y patología traumática (fracturas de cadera). Raúl Sota ha explicado que en España hay más de 65.000 fracturas de cadera al año, de las cuales más del 77 por ciento afectan a mujeres, lo que en su opinión supone un coste de más de 800 millones de euros al año.

Asimismo, manifestó que los pacientes que sufren una fractura de cadera tienen un aumento del 20 por ciento en cuanto a mortalidad durante el primer año. Para el especialista, esa mortalidad aumenta claramente en los primeros meses si el paciente no es intervenido quirúrgicamente. “Todas las guías y estudios demuestran además la disminución de mortalidad y de morbilidad si la cirugía se realiza en las primeras 24-48 horas”, ha recalcado el especialista.