Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El hospital rural, ejemplo de eficiencia en cirugía ambulatoria

Sanidad propone sinergias con los centros de Jarrio y Avilés o Cabueñes

Lunes, 13 de abril de 2015, a las 16:03
Redacción. Oviedo
Profesionales sanitarios que trabajan en los hospitales rurales han reivindicado su alta cualificación profesional y capacidad para tratar las patologías más prevalentes incluidas en su cartera de servicios de una forma eficaz y con unos costes eficientes, a veces menores incluso que los de los centros sanitarios de mayor tamaño.

Según ha informado el Gobierno asturiano a través de una nota de prensa, esa ha sido una de las conclusiones de las primeras jornadas nacionales sobre el futuro de los hospitales rurales que las gerencias de las áreas sanitarias de Jarrio y Avilés y la Asociación para la Calidad Asistencial de Principado de Asturias han celebrado en la casa de cultura de Tapia de Casariego.

Los expertos han coincidido en señalar que estos centros asentados en el mundo rural presentan estancias hospitalarias medias generalmente bajas y elevados índices de cirugía ambulatoria, la que se realiza sin necesidad de ingreso hospitalario.

Unos indicadores que, sumados a la paulatina pérdida de población en las áreas donde se asientan, les permitirían asumir una parte de la actividad de aquellos hospitales con mayor volumen de pacientes y más lista de espera, creando sinergias como la que representan los centros de Jarrio y Avilés o Cabueñes, en Gijón, y el hospital del Oriente, en Arriondas.

Las jornadas han puesto de manifiesto la necesidad de formar a los pacientes con patologías crónicas para que adopten un “papel activo” en el manejo de su enfermedad, lo que evita “consultas médicas innecesarias y redunda en una mejor calidad de vida”.

Además, se ha advertido del reto que supone activar sistemas de control que permitan incorporar aquellas nuevas tecnologías que añadan valor, sin hacer de la sanidad pública un laboratorio experimental.

Durante la clausura, el gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), Tácito Suárez, ha subrayado el compromiso con el interés público y el civismo de quienes trabajan en la sanidad rural, y les ha animado a desarrollar su importante labor con orgullo y optimismo.

“Conocemos el camino, que es el trabajo en red, el vehículo para recorrerlo, que es la gestión clínica y la cooperación, y el objetivo, que es prestar al ciudadano un servicio sanitario de calidad y sostenible”, ha destacado.