Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40

El Hospital Povisa, llevado ante la Fiscalía por su propio personal

El comité de empresa asegura que encienden y apagan las luces cada media hora para que los afectados no puedan descansar

Martes, 17 de marzo de 2015, a las 12:18
Redacción. Vigo
Trato de “crueldad”. Así tacha el comité de empresa del Hospital Povisa, de Vigo, la atención que reciben los tres trabajadores que desde hace una semana mantienen una huelga de hambre. Según los representantes de los empleados, que han llevado la denuncia ante la Fiscalía, al Juzgado de Guardia y la Inspección de trabajo, a los afectados no se les da la opción de “poder descansar”.

La secretaria del comité y presidenta en funciones, Ruth Vallejo, ha asegurado que, durante la noche, en el hospital han estado encendiendo y apagado luces cada media hora, lo que hasta ahora no se producía. “Antes a las 10 de la noche se apagaba y hasta las ocho (de la mañana) no se encendían”, ha aseverado, para señalar que ahora “lo hacen porque sí”.

La responsable ha recordado que, por esta razón, el pasado viernes enviaron un escrito a la dirección del centro alegando que, en base a las “leyes”, estas medidas no las “podían hacer”. Sin embargo, como no han tenido respuesta, han emprendido acciones legales. La presidenta del comité, Chus Neira, ha señalado que los tres trabajadores que están en huelga de hambre (además de ella, la delegada de CIG Carmen Souto, y el delegado de SGPS Eduardo Dávila) se sienten muy cansados, han perdido entre siete y nueve kilos y han recibido suero por la deshidratación.

Despidos efectivos

Este lunes se han hecho efectivos los despidos anunciados de 13 trabajadores, y uno de ellos, Alejandro Villar, ha decidido unirse a la huelga de hambre. Pese a todo, Neira ha reiterado que no van “a ceder” y que continuarán en huelga de hambre hasta que se retiren los 13 despidos y se cambie la situación laboral que viven “desde hace seis años” hacia una garantía de estabilidad laboral.

Ruth Vallejo ha hecho hincapié en que los trabajadores están en huelga de hambre no solo por los 13 despidos, sino porque llevan “seis años de precariedad, con coacciones, bajadas de salarios y turnos inviables con la conciliación laboral”. Según cifran, en los últimos años se han producido 73 despidos.

Además, Vallejo ha subrayado que la situación “también afecta a los usuarios” del Sergas, y por ello han pedido la intervención de la Xunta. “Lo único que pedimos es que se cumpla el concierto que firmó en septiembre”, ha reiterado.