Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00

El Hospital Nuestra Señora de los Reyes acoge una conferencia sobre la reforma sanitaria

Se pretende “reconducir la situación hacia la homogeneidad entre los servicios de salud”

Viernes, 14 de diciembre de 2012, a las 16:43

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El Hospital Insular Nuestra Señora de los Reyes de El Hierro ha acogido una conferencia sobre legislación y reforma sanitaria, organizada por el Instituto de Formación Médica Continuada del Colegio Oficial de Médicos de Tenerife.

El  jefe de servicio de Endocrinología del Hospital Nuestra Señora de Candelaria, Enrique Palacio Abizanda, ha ofrecido la sesión de conferencias que bajo el título "26 años de la Ley General de Sanidad. ¿Y ahora qué?" ha profundizado sobre diferentes aspectos de la realidad sanitaria actual.

Ha explicado que la ausencia de normas comunes sobre el aseguramiento en todo el territorio nacional, el crecimiento desigual en las prestaciones del catálogo, la falta de adecuación de algunas de ellas a la realidad socioeconómica y la propia falta de rigor y énfasis en la eficiencia del sistema, han conducido al Sistema Nacional de Salud a una situación de grave dificultad económica sin precedentes desde su creación. En este contexto, ha destacado que se hace “imprescindible la adopción de medidas urgentes que garanticen su futuro y que contribuyan a evitar que este problema persista”.

Según el conferenciante  la reforma que se está llevando a cabo “pretende reconducir esta situación hacia la homogeneidad entre los servicios de salud, así como hacia la claridad, trasparencia e información a la ciudadanía para que pueda conocer con exactitud el alcance de la cobertura de sus derechos”.

Según Palacio, “resulta necesario, más que nunca, que las decisiones de financiación estén presididas por los criterios de evidencia científica de coste-efectividad y por la evaluación económica, con consideración del impacto presupuestario, en la que se tenga en cuenta un esquema de precio asociado al valor real que el medicamento o producto sanitario aporta al sistema”.

Este principio de austeridad, ha concluido, “obliga a actualizar el vigente sistema de aportación por parte del usuario y exige introducir cambios en el mismo, de modo que se adecue al actual modelo de financiación del Sistema Nacional de Salud por los Presupuestos Generales del Estado”.