Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

El General repara la válvula mitral cardiaca sin cirugía

Una intervención "más rápida, con menor trauma y menor hospitalización"

Martes, 22 de marzo de 2016, a las 16:09
Redacción. Valencia
El Hospital General Universitario de Valencia ha incluido en su cartera de servicios la intervención por la que se repara la válvula mitral cardiaca sin necesidad de cirugía a través de una mínima incisión en la vena femoral, desde la ingle, por la que se llega hasta el corazón donde se introduce un pequeño dispositivo en forma de clip o grapa que se engancha en los velos de la válvula mitral produciendo un anclaje, según ha informado el Gobierno en un comunicado.

Foto de la operación.

Así, con este anclaje, o fruncido de los velos, se logra evitar que la sangre que antes se escapaba hacia la aurícula en cada contracción cardiaca ya no lo haga porque la válvula cierra mejor.

La reparación mitral percutánea es un procedimiento intervencionista, mínimamente invasivo, que representa la mejor opción para pacientes con insuficiencia cardiaca por insuficiencia mitral en los que la cirugía tradicional o a corazón abierto no se puede realizar por su elevado riesgo quirúrgico y que siguen tratamientos médicos que no consiguen mejorar los síntomas que provoca la insuficiencia mitral al no poder solucionar la causa de la insuficiencia, ya sea un defecto estructural o una alteración funcional del aparato valvular mitral.

Una intervención "más rápida, con menor trauma y menor hospitalización"

Al respecto, el jefe del servicio de Cardiología del Hospital General, Salvador Morell, ha explicado que las ventajas de esta técnica son varias. Así, se realiza en una sala de hemodinámica con anestesia frente a una intervención en quirófano con cirugía extracorpórea, con una recuperación "más rápida, con menor trauma y menor hospitalización".

Además, tras el implante los pacientes mejoran la denominada clase funcional del corazón, "reduciendo la sensación de fatiga y por tanto mejoran su calidad de vida".

La implantación y consolidación de este programa ha sido posible gracias al trabajo de colaboración entre el equipo de Cardiología Intervencionista y el de Cirugía Cardíaca", señala Juan Martínez-León, jefe del servicio de Cirugía Cardíaca e impulsor del programa en el Hospital General. "Los resultados en todos nuestros pacientes han sido excelentes. La técnica es muy segura y el porcentaje de éxito del implante supera el 95 por ciento", añade, aunque afirma que esta metodología no se puede aplicar en todos los casos.