Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El Hospital de Talavera aplica la sedación consciente al 90% de las colonoscopias practicadas

Mejora así la tolerancia del paciente a las molestias de la exploración y la calidad de la atención

Martes, 11 de septiembre de 2012, a las 14:49

Redacción. Toledo
El Hospital General Nuestra Señora del Prado ha aplicado la sedación consciente al 90 por ciento de los pacientes que se han realizado una colonoscopia desde agosto de 2011.

La Unidad de Aparato Digestivo del hospital talaverano ha llevado a cabo desde entonces un total de 1.258 colonoscopias con sedación consciente,  mejorando así la tolerancia del paciente a las molestias de la exploración y la calidad de la atención, ha informado el Servicio de Salud en nota de prensa.

La endoscopia es un procedimiento médico que utiliza un sistema óptico para poder ver en el interior del tubo digestivo. Se denomina gastroscopia cuando se estudia el tubo digestivo superior, esófago, estómago e intestino delgado, y colonoscopía cuando se estudia el colon.

La sedación consciente permite realizar la prueba en la zona de endoscopias del Hospital, que cuenta con una sala de reanimación donde se sitúa al paciente durante alrededor de treinta minutos hasta que se recupera. Esto contribuye al mejor aprovechamiento de los recursos, no es necesario el uso de quirófano y reduce los posibles riesgos para el paciente.

El doctor Carlos Castañeda, jefe de sección de Aparato Digestivo, ha destacado las ventajas del empleo de esta técnica, ya que "mejora la tolerancia y la calidad de la colonoscopia y reduce las molestias derivadas de estas pruebas, consiguiendo un adecuado nivel de sedación con el mínimo riesgo posible".

Ha explicado que esta forma de sedación "permite que el paciente esté consciente y pueda colaborar con el facultativo durante el proceso, es decir, responda a estímulos táctiles y auditivos y mantenga las funciones cardiovascular y ventilatoria".

La prueba endoscópica está indicada como prueba complementaria en el proceso diagnóstico de problemas del tubo digestivo tales como tumores, malformaciones, hemorragias, reflujo esofágico o sospecha de úlcera gástrica o duodenal.

Además, la realización de una endoscopia permite llevar a cabo procedimientos terapéuticos en el interior del tubo digestivo, hacer biopsia de los tejidos o realizar suturas. Así se evita el ingreso hospitalario y se reducen las posibles complicaciones.