15 nov 2018 | Actualizado: 15:45

El Hospital de La Palma ya registra los nacimientos telemáticamente

Este proyecto arrancó en Canarias en el Hospital Dr. José Molina Orosa de Lanzarote y después en El Hierro

Jueves, 03 de diciembre de 2015, a las 11:30
Redacción. La Palma
El Hospital General de La Palma ha puesto en marcha la inscripción telemática de los nacimientos en el Registro Civil, una iniciativa enmarcada en un proyecto piloto del Ministerio de Justicia a través de la cual los padres pueden realizar los trámites pertinentes ahorrando tiempo.

Hospital de La Palma.

La semana pasada, el centro informó a usuarios y trabajadores sobre la acción, que se irá implantando de forma progresiva en el resto de los centros hospitalarios de las islas, tanto públicos como privados, según informa la Consejería de Sanidad.

Este proyecto arrancó en Canarias en el Hospital Dr. José Molina Orosa de Lanzarote y posteriormente en El Hierro. Este sistema se ampara bajo la Ley de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil, orientada en este caso a la tramitación electrónica desde los centros sanitarios de los nacimientos.

La Ley incide en la seguridad de identificación de los recién nacidos y la determinación, sin género de dudas, de la relación entre la madre y el hijo, a través de la realización, en su caso, de las pruebas médicas, biométricas y analíticas necesarias.

Por otra parte, se multiplican los controles para el caso de fallecimiento de los nacidos en los centros sanitarios tras los primeros seis meses de gestación, exigiéndose que el certificado de defunción aparezca firmado por dos facultativos, quienes deberán afirmar bajo su responsabilidad que del parto y, en su caso, de las pruebas realizadas con el material genético de la madre y el hijo, no se desprenden dudas sobre la relación materno filial.

Estos datos formarán parte de la historia clínica del recién nacido, donde se conservarán hasta su fallecimiento y, producido éste, se trasladarán a los archivos definitivos de la Administración correspondiente, donde se conservarán con las debidas medidas de seguridad.

Igualmente, en el ámbito de la protección de la infancia, se establece la no obligatoriedad de la madre que renuncia a su hijo en el momento del parto a promover la inscripción de nacimiento, pasando esa obligación a la entidad pública correspondiente, sin que en tal caso el domicilio materno conste a los efectos estadísticos, evitando el consiguiente efecto de empadronamiento automático del menor en el domicilio de la madre que ha renunciado a su hijo.