16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

El Hospital de Calahorra incorpora tratamientos oncohematológicos

La cercanía proporciona una mayor seguridad al paciente

Jueves, 29 de enero de 2015, a las 12:02
Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por la gerente de la Fundación Hospital Calahorra, Mª Luz de los Mártires, y por la directora del centro, Marta Zabaleta, ha anunciado varias iniciativas que emprende la FH Calahorra en estos momentos. Entre otras novedades, y desde este martes, gracias a la colaboración entre los servicios de Hematología de la Fundación Hospital Calahorra y el del Hospital San Pedro, se van a suministrar tratamientos de oncohematología en el centro calagurritano, que van a evitar numerosos desplazamientos de pacientes oncológicos de la Rioja Baja al Hospital San Pedro de Logroño.
 

Mª Luz de los Mártires, José Ignacio Nieto y Marta Zabaleta.

Los tratamientos se deciden de forma conjunta entre los facultativos de ambos hospitales, con la gran ventaja de la cercanía para los pacientes de la Rioja Baja. Desde este momento y, siguiendo la indicación médica, los pacientes de Calahorra y de sus zonas de influencia que precisen recibir tratamiento oncohematológico ya son susceptibles de recibirlo en el área de Hospital de Día Médico del Hospital de Calahorra. La cercanía proporciona una mayor seguridad al paciente oncológico al tratarse de un entorno familiar.
 
Se calcula que anualmente se pueden beneficiar en torno a 30 pacientes, a los que se les administrarán los correspondientes ciclos de quimioterapia en el Hospital de Calahorra, según les corresponda por patología y protocolo.
 
Crecimiento de Hospitalización a Domicilio

Por otra parte, Nieto ha anunciado la ampliación del número de camas del servicio de Hospitalización a Domicilio de la Fundación Hospital de Calahorra para llegar a 25 camas domiciliarias, respecto a las 15 actuales que atiende de media. El servicio da cobertura a la población dependiente de Fundación Hospital Calahorra. Se trata de más de 71.000 habitantes de las zonas básicas de salud de Rioja Baja (Arnedo, Alfaro, Cervera del Río Alhama y Calahorra).