Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

El General de Villalba reconstruye una mándibula con tejidos del paciente

Permite al paciente volver a hacer una vida normal en un plazo razonable de tiempo

Jueves, 10 de septiembre de 2015, a las 15:32
Redacción. Madrid
Un equipo de cirujanos maxilofaciales del Hospital General de Villalba ha extraído, tras 10 horas de operación, el tumor maligno de mandíbula que sufría un hombre de 84 años, colocando en su lugar una prótesis de titanio recubierta por el tejido cutáneo, adiposo y muscular procedente del pectoral del paciente.

Adolfo Bermúdez de Castro, director asistencial del General de Villalba.

Según ha informado el centro hospitalario en un comunicado, para llevar a cabo la operación fueron necesarios tres cirujanos maxilofaciales, cuatro enfermeras especializadas, dos auxiliares y un anestesista. Tras la intervención, en la que se le extrajeron además los ganglios del cuello por ser propensos para la extensión del tumor, el paciente estuvo ingresado dos semanas y finalmente dado de alta, pudiendo hacer ya una vida normal.

El jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital General de Villalba, Juan Rey, ha relatado la importancia de reconstruir la mandíbula, “manteniendo la función del habla, la masticación, la deglución y la estética facial”.

Este especialista indica que “idealmente la reconstrucción se realiza con trasplantes de tejido del paciente a través de técnicas de microcirugía, pero en pacientes con un estado basal que lo contraindique existen otras opciones con óptimos resultados finales, que permiten una adecuada calidad de vida”.

“Gracias al trasplante del propio tejido del paciente, en este caso de un fragmento de su pecho, conseguimos que el paciente no sólo tenga un aspecto aceptable, sino que pueda volver a hacer una vida normal, a hablar y a comer alimentos sólidos en un plazo razonable de tiempo”, agrega. Hay que tener en cuenta que, durante la operación, al paciente se le realizó una traqueotomía para garantizar su adecuada respiración, la cual fue posteriormente fue cerrada para restablecer el normal funcionamiento de las vías aéreas superiores.

Para tratar de considerar completamente superado el tumor, al paciente se le someterá en las próximas semanas a una serie de sesiones terapéuticas de radioterapia, según establece el protocolo del Comité de Tumores de Cabeza y Cuello del centro sanitario.