Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 17:15

Máximo histórico en el uso de antidiabéticos

Desde 2000, los ingeridos pasan de 33,6 a 52,2 dosis diarias por cada mil habitantes

Jueves, 03 de septiembre de 2015, a las 16:57
Javier Barbado. Madrid

Fuente: informe de la Aemps, Ministerio de Sanidad.

El consumo de antidiabéticos –tanto orales como insulina inyectable– ha aumentado en España de manera progresiva en los últimos catorce años, de modo que, en 2014, alcanzó su máximo histórico con 70 dosis diarias por cada 1.000 habitantes (DHA, según se deduce del informe publicado este jueves por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).

Sus autores atribuyen el resultado a razones “diversas”, pero apuntan como principal el aumento de la población envejecida y afectada por la enfermedad en fases cada vez más avanzadas. Para ser más precisos, el texto llama la atención respecto al aumento de la prevalencia de diabetes mellitus, en especial la de tipo II, en la población española, así como de los factores de riesgo asociados, en especial la obesidad y el sedentarismo.

Aparte del aumento en su uso, esta clase de medicamentos ha experimentado, desde 2000, sucesivas incorporaciones a la farmacopea. Así, en el periodo comprendido entre ese año y 2014, se han comercializado nuevas insulinas como la glargina (2003), asparta y Lispro Protamina bifásica (2004), detemir (2005) y glulisina (2007). Asimismo, han entrado en el mercado nuevos antidiabéticos orales como la sitagliptina y la vildagliptina (2008), exenatida (2009), liraglutida (2011), linagliptina (2012), lixisenatida (2013) y dapagliflozina (2013).

En ese intervalo de tiempo (2000-2014), en efecto la utilización de antidiabéticos aumentó de 44,6 DHD a los 70 DHD referidos.

Los suministrados por vía oral vieron incrementado su uso un 56,1 por ciento (en concreto, pasó de 33,6 DHD a 52,5 DHD); en cuanto a las insulinas, mientras en 2000 se consumían 11 DHD, en 2014 se llegó a las 17,3 DHD, lo cual significa un 57,5 por ciento más, teniendo en cuenta –tal como se indica en el informe– que la razón de consumo de insulina respecto al de antidiabéticos orales es de alrededor de 1 a 3 y se ha mantenido estable en los últimos años (véase la imagen).

ENLACE RELACIONADO:

Acceda aquí al informe de la Aemps