Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El Colegio de Médicos estudia recurrir la resolución que convierte la jornada extraordinaria en ordinaria

Asegura que la Consejería ha perdido el interés por avanzar en las negociaciones

Lunes, 18 de febrero de 2013, a las 21:58

Sonia López Arribas.

Redacción. Madrid
El Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem) considera que, suspendida la huelga indefinida de facultativos en los hospitales y centros de salud de la región, la Consejería de Sanidad ha perdido interés por avanzar en las negociaciones con los profesionales de la Medicina sobre el denominado ‘Plan de medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario público’.

En un comunicado, la corporación médica señala que “el último y definitivo ejemplo” se dio la semana pasada cuando el Comité Profesional, en el que está representando el Colegio, remitió una nueva propuesta de medidas alternativas a la Consejería y esta “ni siquiera ha contestado”.

La corporación médica madrileña, continua el comunicado, está convencida de que sólo contando con los profesionales se puede alcanzar el ahorro necesario sin empeorar la asistencia sanitaria a los madrileños, y que el hecho de que se privatice la gestión de los hospitales y centros de salud de una proporción tan importante de la población podría poner en peligro la calidad de la asistencia sanitaria.

El Colegio de Médicos de Madrid recalca que los facultativos madrileños no se encuentran representados en el Foro de la Profesión Médica, que recientemente se ha reunido con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. “Ni este colegio ni el resto de colectivos que forman el Comité Profesional han sido informados ni han tomado parte ni conocen los contenidos de lo que se haya podido negociar o proyectar en esas reuniones y, por tanto, nada tienen que ver ni entienden los motivos para desconvocar una próxima manifestación en defensa del Sistema Nacional de Salud que, según se entiende desde el Colegio de Médicos, tiene como objetivo apoyar a los médicos de Madrid en estos difíciles momentos”, señala.

La corporación médica madrileña se pone a disposición del Ministerio de Sanidad para explicar las razones del conflicto y conseguir que, desde instancias superiores, se medie para garantizar una asistencia sanitaria adecuada en Madrid.

La institución presidida por Sonia López Arribas está estudiando una posible impugnación de la resolución publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (Bocam) el pasado 31 de enero, al entender que confundir la jornada ordinaria con la extraordinaria en la labor profesional de un médico del sistema sanitario público —es decir, hacer que las horas de guardia, de noche o en festivos computen como jornada normal— no sólo trae unas consecuencias laborales y salariales de gran calado para el médico madrileño sino que además detrae de manera efectiva asistencia médica reglada a los pacientes madrileños, ya que en horas de guardia no se realizan las labores habituales de consultas, pruebas o quirófanos, pues sólo se atiende los casos urgentes.