23 feb 2019 | Actualizado: 18:30

El Colegio de Médicos de Zaragoza se convierte en espacio cardioprotegido

El objetivo es que crezca la posibilidad de asistencia real inicial de la población

lun 26 enero 2015. 13.21H
Redacción. Zaragoza
La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concha Ferrer y el presidente de la Sociedad Aragonesa de Simulación Aplicada a la Medicina (Sasam), Javier Pueyo, han presentado en la sede colegial la iniciativa de convertir a la institución en espacio cardioprotegido.

Concha Ferrer.

Con motivo de la puesta en marcha del Código Infarto Aragón, el  colegio se suma a esta iniciativa  con la adquisición de dos desfibriladores semiautomáticos (DEAs), uno para la sede central y otra para el centro de formación, convirtiendo sus instalaciones en espacios cardioprotegidos.

A este fin, la Sasam ha formado a personal no sanitario de ambos espacios, y ha procedido a su registro según la normativa vigente, y acorde a las últimas recomendaciones internacionales ILCOR, Europeas, ERC, y del Consejo Español, CERCP.

De esta forma, el COMZ quiere contribuir a aumentar la sensibilización y la posibilidad de asistencia real inicial de la población. Mediante estas medidas el Colegio de Médicos de Zaragoza contribuye a aumentar el número de personas con capacidad para reconocer una parada cardiorrespiratoria, iniciar las medidas de soporte vital básico y solicitar ayuda a los servicios de emergencia mediante el 061 o el 112, además de dotar a sus sedes de la herramienta adicional necesaria para contribuir a salvar vidas: el desfibrilador.