16 nov 2018 | Actualizado: 15:30
Sábado, 26 de septiembre de 2015, a las 13:00
Redacción. Valladolid
El Hospital Clínico Universitario de Valladolid cuenta ya con un sistema indoloro y no invasivo de diagnóstico de problemas cardíacos en recién nacidos mediante la técnica de la pulsioximetría, que emplea la luz para medir la saturación de oxígeno de la hemoglobina en la sangre y permite así conocer si el corazón de los niños funciona correctamente.

José María Eiros, gerente del Clínico de Valladolid.

"Este método clínico permite detectar los problemas de corazón que presentan los recién nacidos de manera precoz, con el fin de tratarlos de forma inmediata y minimizar las consecuencias negativas para su salud", explican desde la Consejería de Sanidad, en la que detallan a su vez que Castilla y León es una de las primeras regiones de España en utilizar el sistema de screening de cardiopatías congénitas a través del servicio de Pediatría.

El sistema permite asimismo detectar anomalías como las derivadas de la hipoxemia (bajo nivel de oxígeno en sangre), la hipertensión pulmonar (que puede causar insuficiencia respiratoria aguda) o las infecciones neonatales, entre otras.
El centro incorporó su uso en un estudio piloto en mayo de 2013 y desde septiembre de 2014 se aplica en todos los recién nacidos, de tal modo que la prueba se ha realizado ya a 4.000 bebés.

Hasta ahora el diagnóstico de estas dolencias en los neonatos se realizaba a través del seguimiento ecográfico de la madre y el feto, "lo que era mucho menos eficaz" que esta nueva técnica "ya que muchos niños presentan estudios ecográficos prenatales y exploraciones físicas normales que ocultan la cardiopatía y que hacen que se les conceda el alta sin diagnosticar".

El screening por pulsioximetría permite hacer la prueba entre las primeras 24 o 48 horas de vida "de una manera sencilla y rápida", logrando así un diagnóstico precoz "que reduce considerablemente la mortalidad y las secuelas potenciales", concluyen.