17 nov 2018 | Actualizado: 13:45

El Centro NISA Vinalopó de Daño Cerebral rehabilita a un niño de solo 3 años

Los médicos reducen su patología a una ‘afasia motora residual’

Martes, 29 de diciembre de 2015, a las 13:57
Redacción. Madrid
El Centro NISA de Daño Cerebral ha rehabilitado casi al cien por cien a un niño que, con solo tres años de edad, padeció un ictus isquémico, disección de la arteria carótida, afasia motora y limitaciones severas del lenguaje, un cuadro ominoso a ojos de la Medicina que, sin embargo, ha evolucionado de forma inmejorable como respuesta al tratamiento aplicado y gracias a la neuroplasticidad, es decir, la capacidad de las células nerviosas de recuperar funciones perdidas, en este caso por accidente vascular.

El pequeño Valentín con sus padres, Jonathan y Sabina. A la dcha., Emilia Ocaña, su logopeda del Centro de Daño Cerebral Nisa Vinalopó.

De acuerdo con fuentes del propio centro, el 29 de julio de 2013, Valentín (así se llama) sintió un dolor de cabeza muy intenso. Tenía tres años y ya se notaban sus primeros avances para hablar pero ese día no quería decir una palabra. Poco después, se le empezó a paralizar el lado derecho de la cara.

Al rato, su brazo derecho empezó a flojear. Valentín no podía ya usar su mano dominante, lo cogía todo con la izquierda. Minutos después  empezó a cojear. Sus padres lo llevaron al hospital donde el diagnóstico fue contundente: un infarto cerebral. Lo ingresaron directamente en la UCI y le provocaron un coma inducido.

A los tres días Valentín empezó a despertarse poco a poco y lo subieron a planta. “Me pidió que le abrazara. Me reconocía, pero estaba como en otro mundo”, recuerda su madre, Sabina.  Pocos días después el niño consiguió andar arrastrando su pierna derecha y logró también decir una sola palabra a su padre: “Hola”.

Primer ingreso de un paciente tan pequeño

Cuando salió del hospital, Valentín entró en el Centro de Daño Cerebral Nisa Vinalopó, en Elche. Era la primera vez que entraba en este servicio un paciente tan pequeño afectado por un ictus. “Al llegar aquí nos sentimos arropados, nos lo explicaban todo y te daban mucha tranquilidad”,  explica su familia. Su primera valoración fue rotunda, el pequeño presentaba alteraciones del lenguaje a causa de un ictus isquémico y una disección de la arteria carótida, una afasia motora y un lenguaje muy reducido, apenas cuatro palabras y de forma espontánea. Por otra parte, tenía una hemiparesia y aumento de tono del brazo derecho, disminución de la atención y baja flexibilidad mental.

En septiembre Valentín volvió a clase. “Ir al colegio le ayudó muchísimo”. La escuela y el Centro de Daño Cerebral Nisa Vinalopó mantienen un contacto directo. En ese proceso gradual le mandaban trabajo extra en casa, con juegos de palabras, números e imágenes. Además, los fisioterapeutas le obligaron a ponerse un guante en la mano izquierda, la “buena”, para que utilizara la derecha. Su padre, “que es un manitas y muy imaginativo”, ideó todo un repertorio de superhéroes -Batman, Spiderman, Ironman- para que Valentín viera los guantes como juguetes.

“Capaz de comunicarse de forma efectiva”

En  diciembre Valentín, ya decía cien palabras y hoy, dos años después, Emilia Ocaña, logopeda del Centro de Daño Cerebral Nisa Vinalopó,  asegura que “Valentín tiene una afasia motora residual con muy buena evolución, un lenguaje oral fluente, aunque todavía persisten déficits en la organización y transmisión de la información. Aparecen parafasias semánticas y continúan observándose dificultades puntuales en la recuperación de palabras, pero es de nuevo capaz de comunicarse de forma efectiva en el cien por cien de sus intervenciones”.
 
El pequeño usa cada vez más su brazo y mano derechos y ha mejorado sustancialmente en velocidad y precisión. Es capaz de usar la cuchara y el tenedor, de vestirse y desvestirse, de cepillarse los dientes, de ir al baño, aunque todavía está alterada la motricidad fina, y ahora puede concentrar su atención durante más tiempo, elige a sus amigos, inicia conversaciones y juegos, sabiendo compartir y respetar el turno, reconoce las emociones y sentimientos en sí mismo y en los otros. “
“La plasticidad neuronal tiene una implicación muy positiva en la recuperación de funciones tras una lesión cerebral precoz”, explica Ocaña.