Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Díaz urge a reformar la financiación para garantizar la calidad de la sanidad

La presidenta de la Junta reclama “sensibilidad” para que el objetivo de déficit permita recuperar derechos

Miércoles, 08 de julio de 2015, a las 18:44
Redacción. Sevilla
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha urgido al Gobierno central a abrir el debate sobre la reforma de la financiación autonómica con "dos prioridades": por un lado "estimular el crecimiento para crear empleo" y por otro "garantizar servicios públicos de calidad, adecuados para las necesidades de la gente en todo el territorio".

Susana Díaz.

En declaraciones a los periodistas tras visitar los jardines de la Casa Rosa en Sevilla, Susana Díaz ha señalado que "necesitamos los recursos necesarios para mantener servicios públicos de calidad" en la educación o la sanidad y para eso "hace falta una financiación justa y de calidad".

A su juicio, esta garantía se debe articular a través del "coste promedio de los servicios públicos" y en cualquier caso ha de "decidirse en una mesa donde nos sentemos todas las comunidades autónomas y hacerlo cuanto antes". "Estos días, me ha preocupado ver que algunos quieren recuperar el eje Madrid-Barcelona" en la financiación, ha advertido Díaz, que ha tendido la mano a la totalidad de comunidades autónomas para que el nuevo modelo de financiación responda a las necesidades de "todas".

Con respecto al objetivo de déficit, la presidenta ha señalado que "estamos en un momento difícil" en el que "es posible la recuperación económica, por la que el Gobierno de la Junta de Andalucía se va a dejar la piel, pero necesitamos sensibilidad para que el objetivo de déficit permita no solo mantener los servicios públicos, sino también empezar a recuperar derechos".

Díaz, que ha recordado que Andalucía lleva dos años consecutivos de cumplimiento del objetivo de déficit, ha destacado "los derechos de los ciudadanos se han visto afectados por siete u ocho años de crisis muy duros y es evidente que hay que aliviar el objetivo de déficit y hacerlo compatible con el Estado del bienestar".