19 mar 2016. 20.18H
SE LEE EN 1 minuto
Carlos Corominas/ Urgencias del Hospital de Jerez. Un médico de familia prepara el parte de alta voluntaria a un paciente que ha ingresado 18 horas antes con una intoxicación por consumo de hachís que ya está cansado del hospital. El joven, de entre 20 y 25 años, se encuentra consciente y los efectos de la droga ya se han pasado. A pesar de la recomendación del médico, que lo aconseja seguir en observación, el chico decide firmar.

Hasta aquí, todo normal: una situación de rutina que termina con el alta voluntaria de un paciente consciente y en pleno uso de sus facultades mentales. Sin embargo, el padre del chico no acepta la actuación del médico. Su forma de mostrar esta disconformidad: un puñetazo por la espalda al sanitario.

Acceda al reportaje completo de Revista Médica

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.