12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Comienza la implantación de la receta electrónica en los municipios de Derio (Vizcaya) y Abetxuko (Álava)

Un total de 10.195 residentes no necesitarán recetas de papel para obtener sus medicamentos

Viernes, 20 de julio de 2012, a las 15:00

Redacción. Bilbao
La primera fase de implantación de la receta electrónica en Euskadi comenzará esta semana en los municipios de Derio (Vizcaya) y Abetxuko (Álava), con lo que un total de 10.195 residentes no necesitarán recetas de papel para obtener sus medicamentos. El despliegue del nuevo sistema continuará en septiembre con la incorporación a esta fase piloto de otros seis localidades vascas: Ribavellosa, Oñati, Lekeitio, Hondarribia, Elorrio y Labastida.

Rafael Bengoa, consejero de Sanidad de País Vasco.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el consejero vasco de Sanidad, Rafael Bengoa, quien ha destacado el ahorro de tiempo que el nuevo protocolo supondrá para los facultativos. Bengoa ha estimado que la implantación de la receta electrónica llegará a todo Euskadi a comienzos de 2013, cuando se podrán obtener los fármacos prescritos sin receta de papel en cualquier oficina de farmacia de Euskadi.

El consejero, que ha comparecido acompañado por la directora de Farmacia, Paloma Acevedo, y el presidente de los Colegios de Farmacia de la Comunidad Autónoma, Angel Garai, ha asegurado que la 'e-rezeta' es parte de la entrada de Osakidetza en la era digital, tras más de dos años de trabajo "para montar el despliegue tecnológico al que ya estamos llegando".

Según ha indicado, esta primera fase del programa piloto que se inicia esta semana en Derio y Abetxuko constituye un "avance modular para ir aprendiendo y avanzando", para solventar, por ejemplo, el 15 por ciento de errores clínicos que se deben al hecho de permanecer en "la era del papel", al producirse errores de interpretación sobre los medicamentos prescritos por los facultativos en las recetas tradicionales.

Según Bengoa, el nuevo sistema también permitirá alertar a los médicos sobre las especificidades del tratamiento de los pacientes y sus características, al igual que las contraindicaciones de los fármacos que les serán prescritos. "Esto hace 40 años no importaba tanto porque apenas había 50 medicamentos, mientras que ahora hay 6.000, y las contraindicaciones de cada uno de ellos no puede estar en la cabeza de los facultativos", ha explicado.

Una tercera "ayuda" de la 'e-rezeta' radica en la adherencia a la medicación. Según Bengoa, el 50 por ciento de las personas no "toman bien" su medicación, algo que "no es su culpa" sino que "no se les ha explicado bien cómo hacerlo". "Este sistema va a hacer visible los fallos que realizan los pacientes a la hora de adherirse a los medicamentos", ha insistido.

Tras destacar las ventajas del nuevo protocolo, que condena a la receta de papel a su desaparición, Bengoa ha afirmado, en este sentido, que "probablemente tengamos que ir al Museo de Historia de la Medicina para ver las recetas que hemos estado usando toda la vida, porque sencillamente van a desaparecer".

"Eficiente y seguro"

Por su parte, Acevedo ha asegurado que la implantación de la nueva receta "se ha hecho para que el uso del medicamento sea más adecuado, eficiente y seguro", y ha asegurado que gracias a ella "se reducirá el número de hospitalizaciones y urgencias", mejorando la salud "de todos". En esta línea, la directora de Farmacia ha señalado que ahora la información "fluirá" entre el médico y el farmacéutico, y éste último constituirá un "filtro adicional muy interesante" teniendo en cuenta que cada farmacia suministra una media de 150 medicamentos al día.

"El sistema reducirá tareas repetitivas de poco valor y permitirá que lo profesionales dispongan de más tiempo para realizar tareas que aporten más valor a su tarea asistencial", ha declarado. En cuanto al desarrollo del sistema, Acevedo ha explicado que sido una tarea "compleja", que ha exigido "muchos esfuerzos" de un grupo multidisciplinar formado por médicos, informáticos, farmacéuticos e inspectores.

Por su parte, Angel Garai ha explicado que la consecución de este nueva herramienta responde al "modelo Euskadi", y ha asegurado que "lo que viene ahora no va a encarecer lo que ya teníamos", aunque ha reconocido que las farmacias deberán realizar un "esfuerzo" económico para "adaptar la farmacia" a este nuevo sistema, lo que supondrá correr con los gastos de, por ejemplo, el mantenimiento de los recursos informáticos que posibilitan la conectividad con el sistema.

Tras asegurar que el nuevo sistema "tenía que hacerse por muchas razones", Garai ha asegurado que ayudará al "uso racional" de los medicamentos y supondrá "una clarísima ventaja en salud para las personas". Según Garai, la 'e-rezeta' ha sido posible gracias al "consenso y el diálogo" entre farmacéuticos, médicos y enfermeros, con lo que "cada profesional ha podido decir lo que opinaba".

La nueva tarjeta sanitaria con la que se podrá acceder a los medicamentos, cuya distribución ya se ha iniciado en Derio y Abetxuko, contiene los principales datos de la persona asegurada, tanto el número de identificación en Osakidetza como en el Sistema Nacional de Salud, y contará con un código PIN asociado a cada tarjeta.