Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Atentados en Bruselas: colaboración público-privada sanitaria para atender a los afectados

La mayor parte han sido conducidos a dos clínicas universitarias privadas: Erasme y Saint-Luc

Martes, 22 de marzo de 2016, a las 11:26
Redacción. Madrid
Los atentados que han sacudido esta mañana Bruselas y que han causado al menos una veintena de muertos y decenas de heridos están poniendo a prueba los servicios asistenciales del país. Dos hospitales universitarios privados, el Erasme y la Clínica Saint-Luc están recibiendo decenas de ingresos. Al menos 35 casos revisten “extrema gravedad”, según fuentes de la sanidad belga.

Sanitarios atienden a uno de los heridos del atentado en Bruselas.


Los primeros heridos de las dos explosiones registradas en el Aeropuerto de Zaventem -los más graves, según recogen los medios locales- han sido trasladados al hospital Erasme de la capital belga. Es un hospital univeritario -“académico”, según la denominación que se usa en el país-, perteneciente a la Universidad Libre de Bruselas y con 858 camas.

Además de ser el centro de residencia de decenas de estudiantes de medicina, es considerado un hospital modesto por los propios bruselenses; pero es el más próximo al aeropuerto y el que podía prestar una respuesta más rápida. Desde esta mañana se ha establecido una célula de crisis en el centro.

Los heridos de la explosión registrada en el metro de Bruselas están siendo trasladados a varios centros hospitalarios de las Clínica Universitaria Saint-Luc, perteneciente a la Universidad Católica de Lovaina. Al igual que la clínica Erasme, son centros caracterizados por un modelo de colaboración público-privada; gestionados por instituciones privadas, pero con convenios con la sanidad pública belga.

El hospital Saint-Luc está cerrado al público, “para poderse dedicar completamente a los heridos de los atentados”, según explica un portavoz. Del mismo modo, el hospital Saint-Pierre está igualmente cerrado excepto para recibir a los donantes de sangre, a los que ha hecho un llamamiento urgente.

ENLACES RELACIONADOS

Un minuto de silencio por las víctimas de París