Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Clínica Montpellier pone en marcha la Unidad de Psicología

Está compuesta por dos subunidades específicas, la Unidad de Estrés y la Unidad de Psicología y Neuropsicología Emocional Infantil

Lunes, 21 de abril de 2014, a las 15:53
Redacción. Zaragoza
Clínica Montpellier en Zaragoza ha puesto en marcha la Unidad de Psicología. El psicólogo Santiago Pérez Hernández lidera un equipo que cuenta con colaboradores externos especializados. La Unidad incluye dos sub-unidades específicas, la de estrés, y la de psicología y Neuropsicología Emocional Infantil.

Pérez Hernández.

“La unidad de estrés, pionera a nivel nacional, indica Santiago Pérez, constituirá el ámbito donde se trabaje con todos los pacientes en la prevención, diagnóstico y tratamiento del estrés”. “Desde esta unidad, se realizará la gestión, regulación y expresión emocional, así como las patologías derivadas de esta causa: crisis emocionales, ataques de vértigo, psicosomatizaciones, miedos, trastornos de ansiedad (entre ellos síntomas de ansiedad aislados, trastornos de ansiedad generalizada, trastorno de estrés-postraumático, angustia, fobia social, agorafobia, etc…), trastornos del estado de ánimo (distintos tipos de depresión y síntomas depresivos), trastornos obsesivo-compulsivos y trastornos derivados la psicopatología laboral; burnout, mobbing, acoso sexual...”.

Además, señala el psicólogo, existe una estrecha colaboración con la unidad de rehabilitación cardíaca de la Clínica, para trabajar específicamente, por una parte, la dicotomía estrés y cardiopatía. Pero también la regulación del estrés como método preventivo de la psicocardiología y la psicooncología. Y una vez diagnosticadas, el trabajo psicoterapéutico derivado del padecimiento de la enfermedad.

Así, en cuanto a la psicocardiología, señala Santiago Pérez, “frente al problema de la enfermedad aterosclerótica, la medicina ha procedido a identificar, discutir, clasificar, cuantificar y tratar de resolver, médica y quirúrgicamente, esta enfermedad. Más modernamente se ha centrado el interés en hallar todos los factores de riesgo, capaces de producirla o facilitarla. Más recientemente aún, se rejerarquiza la importancia de la rehabilitación y, con menos entusiasmo, la de la prevención”.

En cuanto a las técnicas que se utilizan para el tratamiento, Santiago Pérez enumera las siguientes: la terapia integrativa como base del tratamiento, pero también la terapia cognitivo-conductual, la terapia emocional, la terapia aceptación y compromiso, el mindfulness, el neurofeedback, la terapia interacción recíproca, la hipnosis clínica y la neurociencia afectiva. “Tras un estudio evaluativo individual, se establece un tratamiento ad hoc a cada paciente, con un máximo de 12 sesiones” señala Santiago Pérez, responsable de la Unidad de Psicología en Clínica Montpellier.