Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Bengoa cree “un error clínico” que la sanidad privada recomiende mamografías antes de los 50 años

Recuerda que las clínicas privadas reciben “incentivos económicos” por hacer más pruebas

Miércoles, 21 de diciembre de 2011, a las 16:42

Redacción. Vitoria
El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, ha asegurado que sólo las mujeres con riesgo de padecer cáncer de mama deben hacerse mamografías a partir de los 40 años y ha criticado que la sanidad privada recomiende esta prueba de forma generalizada porque los médicos reciben "incentivos" por ello.

El consejero de Sanidad vasco, Rafael Bengoa.

Bengoa ha comparecido en la Comisión de Sanidad, donde ha explicado los resultados del programa piloto de detección precoz del cáncer de mama, según los cuales un 6 por ciento de las mujeres vascas están en riesgo de padecer esta enfermedad por contar con antecedentes familiares de primer grado.

Para llevar a cabo el estudio se ha entrevistado telefónicamente a 2.907 mujeres vascas de entre 40 y 49 años, de las cuales el 15 por ciento tiene antecedentes familiares de segundo grado con cáncer de mama y el 78 por ciento se considera población sin riesgo.

El 78 por ciento de las 180 mujeres que tenían antecedentes familiares de primer grado y el 48 por ciento de las que no estaban en situación de riesgo de padecer la enfermedad se habían sometido a una mamografía recientemente, según ha explicado el director de asistencia sanitaria de Osakidetza, Eduardo Garate.

El programa ha evidenciado el interés de las mujeres por esta afección, ya que el 90 por ciento ha aceptado responder al cuestionario de Osakidetza.

De las mujeres a las que se recomienda que deben hacerse una mamografía, el 77 por ciento acepta someterse a la prueba y el resto "no se la hacen o la llevan a cabo en la sanidad privada", ha señalado Garate.

En este sentido, ha señalado que Osakidetza espera que el porcentaje de mujeres con riesgo que acudan al programa de cribado se eleve al 100 por ciento pero que no se la hagan indiscriminadamente las de más de 40 años.

"Tiene más riesgo realizarse sin necesidad una tomografía axilar que vivir cerca de una central nuclear", ha advertido Garate, quien ha apostado por reclamar a los ginecólogos que no se hagan estas pruebas anualmente.

Bengoa ha calificado de "error clínico" aconsejar mamografías anuales a partir de los 40 años y ha señalado que si la sanidad privada lo hace es porque los médicos "tienen incentivos económicos" para ello.

A su juicio, el programa piloto ha demostrado la idoneidad del sistema instaurado en Euskadi, consistente en realizar mamografías generalizadas a partir de los 50 años y a partir de los 40 a las mujeres con riesgo.

Además ha señalado que las últimas recomendaciones científicas abogan por reducir la periodicidad de las pruebas y, de hecho, en Canadá, ha señalado, se llevan cabo cada tres años.

En este sentido, ha rechazado las criticas de Laura Garrido (PP), quien ha señalado que la sanidad vasca ha dado "tumbos" en este campo y el consejero ha subrayado que se han seguido las recomendaciones científicas.

De hecho, Bengoa ha anunciado que dos comunidades autónomas (en la mayoría se lleva a cabo el cribado generalizado a partir de los 45 años) ya han mostrado su interés por el sistema vasco.

Asimismo ha defendido que las mujeres con riesgo entren en el programa de cribado porque de esta manera tendrán un seguimiento médico del que carecerán si se hacen mamografías oportunistas porque se lo indica su ginecólogo.