Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El apoyo social al paciente con Síndrome de Asperger es insuficiente

Uno de cada 150 personas puede presentar un trastorno del espectro del autismo

Miércoles, 18 de febrero de 2015, a las 18:02
Nuria Fernández Gámez. Madrid
Con motivo de la celebración del Día Internacional del Síndrome de Asperger, la Confederación Autismo España ha reclamado un mayor compromiso de la sociedad con las personas que padecen este tipo de trastorno, que forma parte de la lista de los Trastornos del Espectro Autista (TEA), y a los que no se les facilita. Durante esta jornada informativa han alertado que esta patología impacta en la actividad social y laboral de las personas que la padecen.

El Paciente, Miguel Aulló,  la  profesora de la UAM, Mercedes Belinchón, la responsable de Asesoramiento de Autismo España, Ruth Vidriales y el presidente de Aetapi,  Marcos Zamora.

Concretamente, el Síndrome de Asperger es un trastorno que provoca alteraciones del comportamiento y dificultades para comprender la información que reciben las personas  del mundo que les rodea. Una serie de factores que repercuten negativamente sobre el paciente y que le llevan a la exclusión social, la depresión, a la marginación o a los estereotipos sobre esta patología.

En este sentido “desde los colectivos que representamos a los pacientes, consideramos que una de las prioridades que tenemos es el desarrollo de políticas que contemplen todas las necesidades que no se están cubriendo”, ha manifestado la responsable de asesoramiento de Autismo España, Ruth Vidriales. Asimismo, ha señalado que debe haber más concienciación social y política y que los servicios de apoyo deben mejorar el acceso a la educación y al mundo laboral.

Un diagnóstico tardío

En la actualidad, no se conoce con seguridad el número de personas que padecen este síndrome. Las cifras de prevalencia de estudios internacionales estiman que uno de cada 150 personas puede presentar un trastorno del espectro del autismo. No obstante, lo que han querido trasmitir desde la organización es que es una enfermedad que se detecta tardíamente, según varias estadísticas se consulta a los médicos a partir de los cuatro años de edad.

“Seguimos percibiendo que sigue habiendo un retraso significativo en la edad de diagnostico”, ha explicado el presidente de la Asociación Española de Profesionales del Autismo (Aetapi), Marcos Zamora. En este sentido, el presidente ha alertado que esto ha significado que durante mucho tiempo el paciente no ha podido recibir las ayudas pertinentes para que se haya ayudado a integrarse de forma normalizada.

Por ello, Zamora ha expresado que “todavía queda mucho camino por hacer” y que hay que mejorar la formación y especialización de todos aquellos profesionales que se dedican al diagnóstico. En este momento se disponen de “herramientas” pero no hay “canales” adecuados para poder asegurar la formación especializada de los pacientes.

ENLACES RELACIONADOS

Acuerdo europeo para avanzar en las políticas de salud para el autismo (03/02/2015)