Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Asion demanda un plan integral en Atención Primaria dirigido al superviviente de cáncer infantil

Para mejorar la detección y rehabilitación de las secuelas tras la enfermedad

Jueves, 12 de febrero de 2015, a las 16:15
Lorena Martínez / Imagen: Cristina Cebrián.
Cada año se diagnostican en España 1.500 nuevos casos de cáncer en menores con una tasa de supervivencia que se ha incrementado en las últimas décadas alcanzando el 80 por ciento. Pero la batalla contra el cáncer no termina al salir del hospital. La mayoría de tumores  requieren un tipo de tratamiento combinado de quimioterapia, radioterapia,cirugía o trasplante de médula ósea que acarrea a niños y adolescentes una serie de secuelas cognitivas, sociales motrices y conductuales que van a incidir directamente  en el futuro a medio y largo plazo de los pacientes.

Teresa González, presidenta de Asion.

Por este motivo, la Asociación de padres de niños con Cáncer (Asion) recoge la voz de los afectados y apuesta por el desarrollo de un plan integral de atención al superviviente dirigido en especial a los profesionales de Atención Primaria para identificar de forma precisa los efectos y la derivación al especialista oportuno.A través de una mesa redonda, los pacientes han denunciado la falta de información futura y las trabas que encuentra al acudir el médico de cabecera, pues “en muchos casos no disponen del historial y eso limita el diagnóstico”.

En este sentido, la asociación ha presentado este jueves una guía de rehabilitación dirigida a los progenitores para ayudarles en “el peaje que se paga para que los niños vivan”, ha señalado la presidenta de la agrupación Teresa González.  “Al principio solo nos preocupamos por la supervivencia pero a menudo lo peor viene después. Desde Asion hacemos un seguimiento para detectar y rehabilitar las secuelas con la vuelta a casa”, añade. El plan de rehabilitación se sostiene en un carácter multidisciplinar, que involucra a la rama biológica, psicológica y social implicando a psicólogos, neuropsicólogos, educadores y terapeutas ocupacionales, entre otros. De este modo se logra la implicación de la familia y especialmente  la motivación del niño o adolescente, con el fin último de alcanzar una normalización o adaptación real.

A lo largo del acto las familias afectadas y los supervivientes adultos han destacado la labor realizada por las asociaciones y grupos de voluntarios, en una lucha que cobra especial relevancia en los últimos días, con motivo de la conmemoración del Día Internacional del Niño con Cáncer el próximo 15 de febrero.