Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:50

Así están ‘las cuentas’ de los diputados sanitarios

Médicos, enfermeros y gestores se citan en la XI legislatura de la democracia

Viernes, 05 de febrero de 2016, a las 16:07
Juanma Fernández. Madrid.
Los nuevos diputados de la XI legislatura han ido dejando en el Congreso su declaración de bienes y rentas, lo que es un buen termómetro de la situación económica personal de nuestros representantes. De ellos, varios tienen relación con la sanidad, ya sea porque han desempeñado puestos ejecutivos en ella o porque tienen formación sanitaria.

Rubén Moreno y José Ignacio Echániz, médicos y del PP.

El que fuera Secretario General de Sanidad, Rubén Moreno, presenta por aquel cargo un salario de 55.879,31 euros y unos intereses por cuentas y depósitos de 186,43 euros, además, el IRPF le salió a devolver con 2.597,48 euros. Respecto a sus bienes, posee una vivienda en Valencia, así como otras dos en Castellón y una en Guadalajara, aunque de estas tres últimas no es el único propietario. En depósitos posee 150.626,94 euros además de 140.200,26 en planes de pensiones. También tiene un coche y una scooter, ambos de segunda mano.

José Ignacio Echániz, actual Secretario Nacional de Sanidad y Asuntos Sociales, aporta unos ingresos de 44.738,14 euros y unos rendimientos de 3.466,58 euros, además, tuvo que pagar 16.515,50 euros por IRPF. Posee una vivienda en Madrid con plaza de garaje y ahorros por valor de 210.832,60 euros. Acciones por un valor de 201.423 euros en renta fija y 30.072,38 euros en concepto de una aseguradora. Además tiene dos coches y un fondo de pensiones de 99.430 euros.

Teresa Angulo, portavoz en la Comisión de Sanidad del Congreso, pagó 14.253,39 euros por IRPF. Con dos pisos en Badajoz y una vivienda en Huelva, por alquileres ingresó 1.500 euros. Asimismo, tiene ahorrados en cuentas bancarias 166.000 euros y posee un vehículo propio. Mantiene además dos préstamos hipotecarios de los que aún tiene que pagar 40.614,64 euros y 23.068,98 respectivamente.

Celia Villalobos, una de las históricas del Congreso y del PP, ministra de Sanidad con Aznar, percibió 2.336,18 euros del grupo parlamentario y 95.165,55 euros de su trabajo como diputada, así como 10.573,97 euros por arrendamiento de vivienda. Por IRPF pagó 33.849,93 euros. Posee dos vivienda y ahorros en entidades bancarias por 217.124,40 euros.
José María Eiros, exgerente del Hospital Clínico de Valladolid, ingresó 110.053,94 euros y pagó 36.623,49 euros en concepto de IRPF. Posee parcialmente una vivienda y una plaza de garaje en Lugo, así como tres fincas rústicas y 295.549,58 euros en depósito. También posee un vehículo.

Tomás Burgos Gallego, Secretario de Estado de la Seguridad Social, no aclara cuál es su salario en el citado puesto y por IRPF pagó 172,52 euros. Posee dos viviendas en Valladolid y depósitos por 155.000 euros. Asimismo cuenta con valores por un total de 26.051 euros, dos vehículos y un seguro de vida por 36.926,47 euros.

El popular Juan María Vázquez Rojas percibió 52.589,09 euros por su trabajo de catedrático en la Universidad de Murcia, así como 9.718,74 euros como director general de investigación científica y técnica, además, por ser gestor de un programa de investigación ganó 5.130 euros. Además facturó 3.122 euros por conferencias y 4.200 euros por arrendamientos. En IRPF pagó 18.378,37 euros, además de poseer tres viviendas, títulos bancarios y depósitos por 82.892 euros. También posee dos vehículos y un barco de recreo, además de dos préstamos por un total aproximado de 380.000 euros por pagar.

Los socialistas sanitarios

Guadalupe Martín, del PSOE y licenciada en Medicina, ingresó 6.600 euros por alquiler de vivienda y pagó 10.967,21 euros por IRPF. Además posee una parcela donde está su vivienda habitual y un piso, ambos en Toledo. En cuentas corrientes tiene 33.904 euros y dos fondos de pensiones por 18.444 y 15.726,26 euros, además de cuatro vehículos.

Juan Luis Gordo, también del PSOE, y que fue (entre otros cargos) Subdirector General de Atención Sanitaria del Instituto Nacional de Atención Sanitaria, cobró 5.971 euros por su trabajo en la función pública y 254,18 euros por rendimientos, además de 3.300 euros por alquileres. Por el IRPF pagó 14.804,34 euros. Posee total o parcialmente dos pisos, dos viviendas, una nave y dos fincas rústicas. En depósito tiene unos 30.000 en dos cuentas. Además mantiene tres planes de pensiones, la póliza de las Cortes Generales, dos vehículos y un préstamo hipotecario por 102.143,12 euros.

José Martínez Olmos, Guadalupe Martín, José Luis Gordo, José María Eiros y Jesús María Fernández Díaz.


Otro socialista, Jesús María Fernández Díaz, que fue consejero de Sanidad del Gobierno vasco, tuvo rendimientos salariales por 169.463,26 euros e ingresó 7.453,83 euros por actividad profesional, todo ello en 2014. En el mismo año, los rendimientos netos fueron de 9.762,18 euros y por arrendamiento 6.010,92 euros. Por IRPF pagó 84.570,62 euros. Tiene cuatro propiedades, de las cuales una de ellas es una oficina y garaje, y en cuentas bancarias 9.294,47 euros. Un plan de pensiones de 226.406,94 euros y fondos de inversión por 374.469,35 euros, amén de acciones por 86.052,92 euros.

Ramón Antoni Socías, del PSOE también y titulado en Medicina, percibió 67.328,88 euros por su trabajo en el IB-Salut y pagó 20.041,22 euros por en concepto de IRPF. Posee dos trasteros, un garaje y una vivienda, dos vehículos, además de 7.779,66 euros en libretas de ahorro, 38.666,06 euros en plan de pensiones y 20.060 euros en depósitos. Por otro lado, tiene dos préstamos hipotecarios por un total aproximado de 340.000 euros.

Del mismo partido y de nuevo titulada en Medicina, María del Puerto Gallego, de la que no se indica cuánto percibe pero sí que tiene un coche, un piso y 17.500 euros ahorrados.

Los diputados del Grupo de Ciudadanos en el Congreso han presentado sus declaraciones de bienes y rentas, requisito exigido a todos los parlamentarios desde 2011. En general, los congresistas sanitarios del partido de Rivera no presentan un patrimonio muy abultado. Francisco Igea, portavoz en la Comisión de Sanidad y médico de formación, cobró el pasado año 67.112 euros en forma de salario. Tiene una vivienda con hipoteca pendiente en Valladolid, 27.000 euros en el banco y un Passat. También disponía de participaciones en Endoscopia S.L por valor de 45.507 euros, aunque señala que abandonó la sociedad el 30 de diciembre pasado.

Quien sí dispone de un buen patrimonio es Carlos Pracht, médico y diputado por Cantabria, que cobró el pasado año 61.000 euros y que tiene tres pisos (dos en Santander y uno en Barcelona), una finca en Cantabria y un local en la misma comunidad, además de un Renault Clio y un Citroen C3. El hasta ahora empresario y visitador médico Saúl Ramírez Freire cobró el pasado año 35.850 euros, tiene un piso en Las Palmas y 3.300 euros en el banco y no tiene coche. Por último, el veterinario Ramón Luis Molinary y diputado por Toledo cobró 15.939 euros el pasado año, tiene un chalet en Toledo y una parcela en Madrid y posee un Citroen XM y un BMW.

La única médica de Podemos, Amparo Botejara, se ha embolsado 63.685,73 euros del Servicio Extremeño de Salud y 3.840,72 por su trabajo en la Universidad de Extremadura. Posee además una vivienda en Badajoz y un solar de 500 metros cuadrados y 68.000 euros en cuentas corrientes.

Enfermeros y la auxiliar

En cuanto a los enfermeros, Isidro Manuel Martínez, de Foro Asturias, tiene tres viviendas y una plaza de garaje con trastero, además de 8 acciones del Real Sporting de Gijón por un valor de 300 euros. A ello se añade un sueldo de 12.603 euros como diputado asturiano y 52.041 euros como senador.

Por su parte, Marta Sibina, de Podemos, ingresó 14.841,07 euros por su trabajo en el Hospital Asilo de Granollers. No tiene viviendas ni casi ahorros (540 euros) pero sí participación en una pequeña editorial y un plan de pensiones de 1.905 euros. También en ese grupo está Rita Bosaho, que tiene más de 20 años de experiencia como auxiliar de enfermería en la sanidad pública y que ingresó 22.554 euros, tiene una vivienda y casi 2.000 euros en cuentas de ahorro.