Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 12:00

Aprobada una enmienda del PP para establecer un máximo de 1.900 habitantes para que haya una oficina de farmacia

Velázquez subraya que en esta modificación no existe mala práctica legislativa

Miércoles, 04 de febrero de 2015, a las 13:41
Redacción. Toledo
La Comisión de Sanidad de las Cortes  ha aprobado la propuesta del PP que solicitaba elevar el número máximo de habitantes para que pueda existir una oficina de farmacia en un núcleo de población, en su única enmienda al Proyecto de Ley de modificación de la Ley de Ordenación del Servicio Farmacéutico de la región.

Carlos Velázquez.

El PP pide que la cifra para que exista una oficina de farmacia se sitúe en 1.900 habitantes, 100 más que anteriormente, cuando el máximo se establecía en 1.800. Además, según la enmienda, podrá establecerse una nueva oficina de farmacia siempre que el resto de población resultante de dividir los habitantes del núcleo de población por 1.900 supere los 1.600 habitantes, cifra que antes era de 1.500 habitantes.

Por el contrario, han quedado rechazadas las nueve enmiendas parciales del PSOE en las que rechazaban esta cifra máxima para establecer una oficina de farmacia, lo que a su juicio provocará carencias en núcleos poblaciones más dispersos, así como la ausencia del "farmacéutico titular", entre otras cuestiones.

El diputado del PP Carlos Velázquez ha defendido que esta modificación del texto se convierte en un apoyo "directo y expreso" a las farmacias rurales, puesto que no impide "la instalación de farmacias en municipios más pequeños al no establecer un número mínimo de habitantes para ello". Velázquez ha pedido a los socialistas que "no alarmen" a los usuarios porque no se va a volver "al sistema de botiquines de los años 60", ya que con este máximo de 1.900 habitantes se acerca a las ratios de otras comunidades autónomas y se mejora "la oferta de recursos y personal, así como los servicios a la población".

Asimismo, ha puesto en valor que en esta modificación no existe mala práctica legislativa puesto que ha cumplido con todos los trámites parlamentarios y cuenta con "todas la garantía procesales". "Ponemos a los farmacéuticos en el centro del sistema de salud, que es donde se merecen", ha asegurado.

De su lado, el diputado socialista Fernando Mora ha indicado que con esta modificación de la ley el PP "va a castigar a los municipios rurales" por establecer un mínimo de 1.600 habitantes para implantar una "segunda farmacia". A su juicio, las farmacias en núcleos más pequeños van a desaparecer con esta medida y el "pez grande se comerá al pequeño". "Es una ratio un tanto exagerada para una comunidad autónoma como la nuestra, que puede generar problemas a medio plazo en Guadalajara, Cuenca y buena parte de la provincia de Toledo", ha asegurado.

Tras el debate, ha quedado aprobado el dictamen de la comisión, siendo el diputado del PP Carlos Velázquez quien efectuará su defensa en el pleno. Por su parte, las nueve enmiendas de los socialistas quedan vivas para ser debatidas en sesión plenaria.