El despido en Enfermería, 8 veces mayor al médico

La situación laboral de Enfermería presenta desigualdades con el resto de profesiones sanitarias y a nivel territorial

jue 05 febrero 2015. 15.35H
Cristina Alcalá. Madrid
El presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Máximo González Jurado, alerta de la realidad laboral que vive el sector en España. Una situación agravada desde el inicio de la crisis económica y que deja en evidencia las desigualdades que viven los enfermeros, tanto a nivel sectorial como territorial, tal y como ha detallado este jueves en la sede de la organización, con motivo de la presentación de una alianza con el Grupo Eulen y Serprocol para garantizar la legalidad del empleo a aquellos sanitarios que decidan buscar trabajo fuera de España, principalmente, en países europeos.

Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE).

“En España se han destruido ocho puestos de trabajo en Enfermería por cada uno de Medicina”, detalla. “Con esta situación, es un milagro que el sistema sanitario siga funcionando razonablemente bien. Pero ha sido a costa de sus profesionales”, ha lamentado.

Enfermería soporta los mayores índices de paro de la sanidad

En concreto, el paro en Enfermería en España se sitúa, a niveles de diciembre de 2014, en 7.697 desempleados de los 20.731 demandantes de empleo, lo que supone una tasa del 3,05 por ciento del total, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y recogidos por el CGE.

Un resultado que ha ido oscilando en los últimos años de forma muy desigual. Si en septiembre de 2009, el número de parados era de 3.562, lo que suponía una tasa del 1,61 por ciento, la cifra se multiplicó por cinco en tan solo cuatro años, hasta alcanzar los 19.639 desocupados (7,97 por ciento) en febrero de 2013, la mayor registrada de todo el periodo.

“En el último año, ha habido una ligera mejoría de las cifras, pero se sigue observando que Enfermería sigue soportando, en mayor medida, la situación de paro de los profesionales sanitarios”, lamenta la organización.

Por su parte, el paro médico es inferior al que registran los enfermeros, llegando a su cota más alta en mayo de 2013 con 3.395 desempleados de los 5.235 demandantes de un puesto de trabajo, lo que representa el 1,63 por ciento del total. Actualmente, la cifra se ha quedado en los 1.741 parados (0,83 por ciento).

Diferencias territoriales

Esta diferencia se refleja en el ratio de enfermeros y médicos por cada 100.000 habitantes, que en España se sitúa en 506 y 450 respectivamente, es decir, unos niveles casi iguales. Nada que ver lo que ocurre en el entorno europeo, donde la media se queda en 797 y 320, respectivamente. Con esta brecha, España se sitúa a la cola en cuanto a recursos humanos sanitarios de los 28 países de la Unión Europea, solo por delante de Letonia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Italia, Chipre y Países Bajos.

“España necesita 135.909 enfermeros para estar a la media europea, es decir, un 55 por ciento”, alerta el presidente del CGE, quien remarca que en el país se gradúan, aproximadamente, 10.000 de estos profesionales.

A nivel nacional, las diferencias son también evidentes. Mientras Navarra se mantiene sobre los niveles europeos, con 831 enfermeras por 100.000 habitantes, y se convierte en la comunidad con mayores dotaciones, Canarias tiene 208 y se queda a la cola. Una diferencia de 291 sanitarios respecto a la media europea.

“A esto sumamos que los enfermeros tienen ahora condiciones miserables: salarios de 1.000 euros, tres turnos rotatorios, seis días a la semana”, remarca. “Y encima la clase política tiene la desfachatez de decir que los servicios están garantizados, cuando incluso el propio ministro de Sanidad ha asegurado que sus sueldos son miserables”.

Una realidad que no se refleja, según González Jurado, con la valoración que tiene la ciudadanía de este colectivo. Mientras el último estudio del CIS valora Enfermería como la segunda profesión con mayor reconocimiento, con un 7,96 por ciento frente al del médico (8,52 por ciento), el último Barómetro del Ministerio de Sanidad también destaca los cuidados de los enfermeros entre los mejores valorados por los pacientes.

Una alianza contra el fraude laboral

Ante esta situación, no es de extrañar que estos sanitarios decidan emigrar de España y buscar un puesto de trabajo fuera de estas fronteras. “Para los recién titulados, la única garantía de encontrar trabajo estable es emigrar al extranjero o emprender”, alega la organización. No obstante, no todas las ofertas a las que acceden son lícitas, sino que simplemente se tratan de vacantes fraudulentas, donde se ofrece al enfermero unas condiciones irregulares, con unas cláusulas abusivas y trabajar, en algunas ocasiones, en categorías inferiores.

“Países como Reino Unido, Francia o Alemania son muy conscientes de la calidad profesional y académica de la Enfermería española. El problema es que, ante la avalancha de vacantes, está proliferando el fraude y el engaño a los trabajadores”.

Ante este panorama, el Consejo General de Enfermería se ha aliado con Serprocol y el Grupo Eulen para garantizar la legalidad de este tipo de trabajos en el extranjero, analizando una por una las ofertas y poniendo en marcha proyectos de emprendimiento y autoempleo para el colectivo. Estas tres organizaciones ofrecen asistencia y asesoría del empleo extranjero para garantizar la calidad del trabajo ofrecido, así como en proyectos empresariales impulsados por el propio enfermero.

ENLACES RELACIONADOS:

Más de 6.500 enfermeras, ‘obligadas’ a emigrar (25/01/15)

Alemania, a por enfermeros españoles ‘low cost’ (25/11/13)