Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Pilar de Lucas: “Cogí una sociedad magnífica y hemos ampliado su calidad”

Tras el 48º Congreso Nacional, Inmaculada Alfageme cogerá las riendas de la organización

Sábado, 16 de mayo de 2015, a las 12:15
Sandra Melgarejo y Eduardo Ortega / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Madrid
El próximo 5 de junio arrancará el 48º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). Será la última reunión de Pilar de Lucas como presidenta de esta organización científica, donde se presentarán importantes novedades como la Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA 4.0), el Libro blanco de la Neumología española y el Modelo de Recertificación Separ.

Pilar de Lucas detalla qué actividades serán imprescindibles en el 48º Congreso Nacional Separ.

¿Qué no se pueden perder quienes asistan al 48º Congreso Nacional Separ?

Lo fácil sería decir que no se pueden perder nada, pero es imposible. Este congreso ha adquirido unas dimensiones tan grandes que funciona, prácticamente, como una reunión internacional, es decir, con múltiples sesiones simultáneas. No obstante, hay sesiones institucionales a las que no deberían faltar. Por ejemplo, este año se presenta la nueva Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA 4.0) y hay una sesión dedicada a las comisiones nacionales de la especialidad, tanto de Neumología como de Cirugía Torácica, donde hablaremos de los criterios de acreditación de las unidades docentes, porque tenemos los mismos que hace 20 años. Además, hay una serie de simposios internacionales, con las sociedades argentina, europea, mexicana y latinoamericana, que deberían ser de asistencia casi obligada porque en ellos se discuten aspectos científicos del mayor interés y participan ponentes de todo el mundo.

Por último, habrá una sesión sobre los planes estratégicos de Separ que también es de gran interés, donde presentaremos el Libro blanco de la Neumología española, una asignatura pendiente desde hace 30 años y que nos va a dar una visión sobre cómo estamos y hacia dónde tenemos que ir; y el modelo de recertificación de Separ, algo en lo que nuestra sociedad científica es absolutamente pionera.

La reunión se celebrará en Maspalomas (Gran Canaria), ¿Cuál es la situación de la Neumología en las Islas Canarias?

Es excelente, como en el resto del país. Los especialistas de las unidades son líderes nacionales e internacionales en ventilación no invasiva, EPOC… El presidente del 48º Congreso Separ, Jorge Freixinet, es catedrático de Cirugía Torácica allí y Felipe Rodríguez de Castro lo es de Neumología. Además, el presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, Pedro Cabrera, es neumólogo.

Con todo, un congreso aporta mucho: visibilidad y posicionamiento en la sociedad. Hoy en día, las sociedades científicas tenemos como misión la mejora del conocimiento, el avance en investigación y la formación, pero también tenemos, y es muy importante, la obligación de informar a la población y ser los interlocutores más validos en estos aspectos con la Administración. A esto sí que nos ayudan los congresos porque a la Administración, a veces, le cuesta darse cuenta de los valores que tiene a mano y se pone a buscar comités de expertos, cuando es facilísimo: las sociedades saben perfectamente dónde se deberían buscar a los asesores.

Pilar de Lucas hace balance de su etapa al frente de Separ.

En este congreso dejará de ser la presidenta de Separ, ¿qué balance hace de esta etapa?

Durante el año que estuve de presidenta electa, Juan Ruiz Manzano (el anterior presidente) me fue poniendo al tanto de los proyectos que la sociedad tenía ya en marcha y descubrí aquellos en los que debía seguir avanzando. Separ es una sociedad en la que no hace falta hacer cambios revolucionarios porque funciona, lo que hay que hacer es detectar puntos de mejora y tratar de afrontarlos, y, por supuesto, emprender nuevas acciones. Esto es lo que se ha hecho. Cogí una sociedad con una magnífica trayectoria formativa y en investigación, y hemos avanzado en otras líneas, como una mayor apertura de la sociedad –hemos alcanzado un grado de internacionalización impresionante– y una ampliación de las líneas de calidad y de profesionalismo.

¿Cuál cree que es el legado que deja a su sucesora, Inmaculada Alfageme?

Me gustaría decir que es bueno, pero eso lo tendrá que valorar ella dentro de unos meses. Tenemos formación, investigación, relaciones internacionales y sistemas de acreditación  absolutamente consolidados, y ya tenemos los cimientos para proceder a la recertificación de profesionales. Ella desarrollará esto y muchas más cosas porque, sin duda alguna, tiene ya multitud de iniciativas que empezará a poner en marcha con su equipo a partir del 9 de junio.

Seguirá siendo la presidenta de la Comisión Nacional de Neumología, ¿qué retos tiene por delante?

Seguimos trabajando para ampliar la formación un quinto año, pero el decreto de troncalidad está bastante parado debido a los cambios ministeriales. Hemos invitado al congreso al director general de Ordenación Profesional, Carlos Moreno, porque esperamos que esté en la presentación del Modelo de Recertificación Separ, que haremos al unísono con la Organización Médica Colegial (OMC).

El anterior director general de Ordenación Profesional, Javier Castrodeza, nos dijo que, para ampliar la formación un quinto año, debíamos hacer un cambio en el programa formativo de la especialidad. Vamos a ir a un modelo de programa por competencias que no nos va a resultar difícil adaptar porque el desarrollo profesional continuo de Separ ya está hecho así; lo único que tenemos que hacer es transferirlo a la formación de posgrado.

Por otro lado, hemos conseguido entrar en el Área de Capacitación Específica (ACE) de Enfermedades Infecciosas, pero se nos ha negado la oportunidad de entrar en otra ACE en la que creemos fundamental estar: la de Emergencias. Lo seguiremos demandando. También vemos necesario contemplar diplomas avanzados en Neumología. Por lo tanto, hay trabajo.

Además, los neumólogos reclaman una Estrategia Nacional de Asma.

La reclamamos porque, cuando hay una estrategia nacional, siempre se identifican muy bien las líneas fundamentales: la prevención, el diagnóstico, el tratamiento de los pacientes estables, el tratamiento de la agudización, la investigación y, sobre todo, la formación de la población y del médico. Esto ha pasado con la EPOC y una enfermedad tan prevalente como el asma también necesita una estrategia multidisciplinaria así.

Hay otra estrategia nacional que reivindicamos: la de tuberculosis. Es evidente que aquí no es una enfermedad de altísima prevalencia, afortunadamente, pero la incidencia está creciendo y están aumentando los pacientes multirresistentes. Esta estrategia hace falta porque hay grandes desigualdades entre comunidades autónomas en la forma de enfocar este problema de salud pública.