Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50

La Junta invertirá 75 millones en investigación sanitaria

Además se ha aprobado el decreto para la prestación farmacéutica en centros sociosanitarios residenciales

Martes, 29 de diciembre de 2015, a las 14:24
Redacción. Sevilla.
La Junta de Andalucía destinará en 2016 un total de 75,1 millones de euros a la Estrategia de Investigación e Innovación en Salud 2014-2018, lo que consideran que consolida su política de apoyo a la innovación biomédica. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha presentado este martes al Consejo de Gobierno un informe sobre el desarrollo de esta iniciativa, que en sus dos primeros años ha supuesto una inversión de 139,2 millones de euros (66,6 en 2014 y 72,6 en este ejercicio).

Aquilino Alonso, consejero de Sanidad

Alonso también ha destacado los avances registrados durante 2015 en la aplicación de innovaciones y nuevas técnicas en los centros sanitarios andaluces. Entre otros logros, ha señalado la realización en Córdoba del primer trasplante de hígado de abuela a nieto y, en el área de neurocirugía y oncología, el reciente 'mapeo' de la corteza cerebral del lenguaje musical llevado a cabo en el Hospital Regional de Málaga a un paciente de 27 años, al que se mantuvo despierto sin anestesia general durante toda la intervención.

El político andaluz ha señalado que la investigación en salud está posibilitando generalizar en Andalucía el uso de otras técnicas innovadoras como el Diagnóstico Genético Preimplantatorio, que desde 2005 ha permitido el nacimiento de más de 60 niños libres de la enfermedad genética hereditaria de sus padres, o las intervenciones fetales, más de 150 desde 2007.

Prestación farmacéutica

Además, el Consejo de Gobierno ha aprobado este martes el decreto regulador de la prestación farmacéutica en los centros sociosanitarios residenciales para personas mayores y con discapacidad. La norma garantiza el acceso homogéneo a los fármacos y productos sanitarios en las 838 residencias que funcionan en la comunidad, con 46.936 plazas. Su plena implantación supondrá un ahorro previsto de entre 25 y 30 millones de euros, en torno al 25% del gasto anual en esta materia.

El decreto vincula los servicios farmacéuticos y depósitos de medicamentos de cada centro al Servicio Andaluz de Salud (SAS), bien directamente a sus hospitales o a través de oficinas de farmacia seleccionadas por concurso público.
Los hospitales del SAS facilitarán directamente los fármacos y productos sanitarios a los servicios de farmacia y depósitos de medicamentos de los centros residenciales con más de 50 camas. Para las residencias con menos de 50 camas, el suministro se realizará a través de oficinas de farmacia que se seleccionen mediante concurso, garantizando su libre concurrencia entre las localizadas en la Unidad Territorial Farmacéutica donde se ubique el centro.

Finalmente, las farmacias de núcleos de población aislados, con menos de 1.000 habitantes, podrán continuar atendiendo a los centros residenciales de menos de 50 camas durante un plazo máximo de diez años, si así lo solicitan y siempre que hayan estado prestando el servicio durante un año antes de la entrada en vigor del decreto.