18 nov 2018 | Actualizado: 14:30

Los médicos rurales esperan sobrevivir a los recortes con mejoras técnicas y telesanidad

Denuncian que en la actualidad solo se cubre una de cada diez jubilaciones

Domingo, 14 de abril de 2013, a las 12:52

Redacción. Santiago
El colectivo médico del rural gallego vivió un momento álgido con mejoras como la creación de las urgencias extrahospitalarias en los Puntos de Atención Continuada (PAC) pero ahora sólo se cubre una de cada diez jubilaciones y hay recortes de personal, pero aún así ven una oportunidad para impulsar mejoras técnicas que faciliten la telesanidad, según los datos recogidos en el estudio del médico Allariz Roberto Fernández.

José Manuel Solla, presidente de la Fundación Sociedad Española de Medicina General Solidaria, ha colaborado en el estudio.

Roberto Fernández es autor del primer estudio sobre los médicos rurales gallegos con una tesis doctoral centrada en la provincia de Ourense y en la segunda mitad del siglo XX aunque también con referencias a la situación actual como ocurre con la película ‘Ventanas en el cuerpo’ con guión del también médico y presidente de la Fundación Sociedad Española de Medicina General Solidaria, José Manuel Solla.

Los proyectos de ambos, según han explicado a Europa Press, pretenden recuperar la historia de unos médicos “fundamentales para mantener la igualdad asistencial y cuyos principales problemas fueron variando a lo largo de la historia”. “Aunque hay uno que permanece desde hace al menos un siglo, en diferente medida y es el caciquismo”, ha señalado Fernández, en alusión a algunos datos de su tesis.

Fernández obtuvo datos aún guardados en los ayuntamientos que indican que a mediados del siglo XX había una media de dos médicos por ayuntamiento así que en Ourense habría unos 180 “que podían ser indicativos de una media para toda Galicia donde tendríamos unos 700, mientras que en 2013 hay 230 en la provincia de Ourense de los que 55 aún son del viejo modelo de APD o Atención Pública Domiciliaria”.

Según su estudio, el médico rural nace como figura en el siglo XX aunque antes había atención sanitaria para los pobres de las villas a cargo de médicos que, desde el siglo XII con Alfonso X el Sabio, dependían jerárquicamente de los alcaldes, y desde el siglo XVIII con Carlos III se determinó que cada villa tendría al menos un médico o cirujano.

En 1904 se crea el Cuerpo de Médicos Titulares y la asistencia sanitaria accesible tiene su impulso definitivo en 1934 con la creación del cuerpo de Médicos de Asistencia Pública Domiciliaria (APD) que acabó con la jerarquización local pues los médicos pasaron a tener exámenes centralizados en Madrid y a ser funcionarios del Estado y no municipales.

Según Fernández, éste es el momento en que nace el médico rural cuyo perfil es el de un hombre -las primeras mujeres no aparecieron hasta los años 50- de extracción rural, hijo de comerciantes prósperos, de terratenientes o de licenciados farmacéuticos y que se decide por esta ocupación “por motivos variados pero nunca como primera opción pues era un trabajo infravalorado profesionalmente”, según las pocas biografías existentes.