26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:10

El desafío de ser enfermero y futbolista profesional

Iván Jorge Vegas, futbolista del A.D. Alcorcón y estudiante de Enfermería

El desafío de ser enfermero y futbolista profesional
Iván Jorge Vegas, futbolista del A.D. Alcorcón, compagina sus dos pasiones: el fútbol y la Enfermería.
Esther Ortega
Comparte este artículo
Sábado, 17 de febrero de 2018, a las 20:00
Iván Jorge Vegas, de 20 años, lleva tres estudiando Enfermería en la Universidad de Valladolid: “Desde que era pequeño, además del fútbol, me gustaba la idea de estudiar algo de Ciencias de la Salud, ayudar a las personas”, recuerda Iván, que actualmente juega en Tercera División en el A.D. Alcorcón B y el año pasado pasado jugó la UEFA Regions Cup representando a España con la selección de Castilla y León.
 
A medida que su carrera futbolística fue creciendo, el joven definió aún más los estudios que quería cursar: “Creí que Medicina iba a ser más difícil compaginarla con el tema del fútbol, así que aposté por Enfermería y estoy muy contento” relata Iván, que no se arrepiente de su decisión: “Me gusta lo relacionado con la materia y la ciencia y el hecho de que ayudamos a la gente. Esa interacción me parece muy importante en esta sociedad”.
 
El vallisoletano, que defiende su futura profesión a capa y espada, piensa que se infravalora la labor de los profesionales de la Enfermería: “Hay cierto estigma con que el médico es importantísimo porque es quien da el diagnóstico, pero los que estamos con los pacientes somos nosotros”, explica el futbolista, que también aboga por la igualdad de género y la eliminación de comentarios sexistas. “Al final somos enfermeros y enfermeras. No tiene por qué haber sexo en ninguna profesión. Históricamente a la mujer siempre se le ha relacionado con los cuidados pero en mi promoción también somos muchos chicos. Es una cuestión de vocación en la que tiene que haber igualdad”, reivindica Iván, que sí ha tenido que aguantar algún comentario desafortunado: “Vivimos en una sociedad en la que sí que es verdad que la gente tiende a llevarse las profesiones a los sexos y hay comentarios… Estamos evolucionando, afortunadamente”.
 
MÁS PRÁCTICAS
 

Iván junto con sus compañeros de carrera durante unas novatadas.

Para Iván, la carrera está siendo toda una experiencia, pero sí que echa en falta ciertas mejoras: “Yo me esperaba que fuera mucho más práctica y tiene mucha ciencia elaborada detrás. No todo es curar y coser”, bromea el joven, a quien se le cambia el tono de voz al denunciar ciertas deficiencias del sistema que le afectan de forma particular.
 
“Lo que menos me gusta es que, dentro del sistema educativo, no te permiten hacer las prácticas fuera”, reclama el futbolista, que ahora vive en Madrid para entrenar con su equipo y no puede desplazarse cada día a Valladolid: “Se debería reflexionar y dar facilidades a gente como yo, que soy deportista y vivo fuera, y no puedo hacer las prácticas allí”, insta el futuro enfermero, que añade: “La Universidad de Valladolid se ha movido mucho pero en Madrid nos lo han tirado”.
 
Aunque parezca un tema burocrático, lo cierto es que Iván no puede seguir con su formación con normalidad: “Debería estar haciendo las prácticas porque ya me he sacado toda la teoría de todas las asignaturas”, comenta el joven, que se trasladó a Madrid el pasado mes de julio y tiene que entrenar a diario.
 
MOTIVACIÓN EXTRA
 
Las veinticuatro horas que tiene el día en ocasiones se quedan escasas para llegar a todo, pero Iván tiene la fórmula secreta: “al final, cuantas más cosas tienes que hacer, mejor te organizas. Sabes aprovechar mejor el tiempo”, explica el joven, que consigue sacar adelante su carrera pese a la implicación que conlleva jugar en un equipo profesional de fútbol: “Yo tengo dos trabajos, uno estudiar y otro el fútbol. Hay que aprovechar al máximo el tiempo. Esforzándote mucho y sacando ratitos, aunque sea ponerte media hora para estudiar. Al final lo consigues haciendo malabares, pero si te gusta y quieres, nadie te para”.
 
Tanta exigencia le obliga a llevar un ritmo más relajado que los chavales de su edad. “No llevo una vida

“Yo tengo dos trabajos, uno estudiar y otro el fútbol.  Al final lo consigues haciendo malabares, pero si te gusta y quieres, nadie te para”.


 de 20 años de salir mucho de fiesta. He decidido la vida que quiero llevar y conlleva asumir una responsabilidad y tiene consecuencias”, explica Iván con una madurez increíble.
 
Por suerte, él ha sabido compaginar ambos aspectos de su vida sin que ninguno se resienta. “Dentro del mundo del fútbol y del deporte en general, lo que mejor viene es el estudio porque te ayuda a centrarte y a hacer las tareas, sabes que el fútbol es algo que se acaba, el cuerpo no da más de sí. El estar centrado en una cosa te ayuda a centrarte en la otra”, reflexiona Iván, que tiene clara sus prioridades: “A corto plazo mi  idea es hacer cuanto antes las prácticas”.
 
“En el mundo del fútbol nunca sabemos dónde vamos a estar, pero quiero acabar la carrera y luego no sé si hacer o no una oposición o el EIR, pero tampoco lo descarto porque me gustaría dedicarme a la Pediatría”, se sincera el joven, que tomó esa decisión hace tiempo: “Tuve una profesora en la universidad que nos llevó a la planta que trabajaba, en la UCI Pediátrica, y ahí me gustó mucho cómo se cuida de los niños”. Está claro que, si se lo propone, lo conseguirá.