22 de julio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:20
Los hilos que manejan la homeopatía en la Universidad

Los hilos que manejan la homeopatía en la Universidad

La pseudoespecialidad se ha llevado un durísimo varapalo en forma de anuncio: el fulminante cierre del máster de la UB
Los hilos que manejan la homeopatía en la Universidad
Puglisi / Fernández
Comparte este artículo
Martes, 08 de marzo de 2016, a las 10:00
La ‘pseudociencia’ sueña con la universidad. La homeopatía ha encontrado un hueco por donde colarse en las facultades de Ciencias de la Salud a través de cursos, jornadas o másteres que se imparten a los estudiantes sanitarios como ‘anzuelo’ para atraerles a una práctica descalificada dentro del sector por su falta de evidencia científica y un efecto equiparable al del placebo. Sin embargo, la polémica generada en torno a la decisión de la Universidad de Barcelona de eliminar su posgrado en homeopatía para farmacéuticos ha dejado en evidencia la existencia de muchas manos interesadas en este campo.

A la hora de analizar lo sucedido, resulta inevitable preguntarse qué ha llevado a tomar la determinación de acabar con el máster tras más de una década impartiéndose. En una primera versión, la Universidad de Barcelona aseguró que lo eliminaba de su oferta académica tras recibir “un informe oral” realizado por su propia Facultad de Medicina en contra de la homeopatía. Sin embargo, en cuestión de horas la explicación cambiaba radicalmente, pasando a apuntar al Ministerio de Sanidad, al que acusaban de “aumentar las presiones al negarse a acreditar esta formación por la falta de evidencia científica”, según afirmaron a Revista Médica fuentes del departamento de Comunicación del centro.

El posgrado, dotado con 60 créditos y cuyo valor estimado ascendía a 6.940 euros, nunca ha contado, sin embargo, con el apoyo ministerial. Desde Sanidad se explica a este medio que “no acredita formación continuada de las profesiones sanitarias desde febrero de 2011, porque así lo indicó el Tribunal Constitucional en la sentencia 1/2011”. En este sentido, el departamento que encabeza en funciones Alfonso Alonso apunta que lo único que hacen es, junto con las comunidades autónomas, fijar los criterios generales de la acreditación de la formación continuada de las profesiones sanitarias en la Comisión dedicada a ello.

El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, Francesc Cardellach.

Sanidad indica, a su vez, que los criterios generales están definidos en la Ley 44/2003 del 21 de noviembre de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, donde “no está presente la homeopatía, así como tampoco la neuropatía, la quiropráctica, la medicina natural o la acupuntura, entre otras”.

Más allá de estas explicaciones para encontrar al brazo ejecutor de esta decisión hay que buscar en el Rectorado y el Consejo de Dirección. Y es que, tal y como ha podido saber Revista Médica a través de fuentes cercanas a lo sucedido, la organización ha recibido fuertes presiones externas por tener un posgrado carente de bases científicas. Por ello, y tras consultar con el decano de la Facultad de Medicina, Francesc Cardellach, se ha optado por eliminar definitivamente el máster.

Indignación entre sus defensores

La eliminación del máster ha levantado ampollas. La Academia Médico Homeopática de Barcelona, principal aliado de la Universidad de Barcelona, ha conocido la noticia en los medios de comunicación, según ha anunciado a este medio el vocal de Docencia y uno de los “expertos” del posgrado, Gonzalo Fernández Quiroga. “Nos ha parecido, por lo menos, inusual la metodología que se ha empleado, ya que se realiza sin anuncio o un proceso previo que indique la aproximación del final del máster”, explica.

La confirmación oficial, según cuenta, la recibió un día después por teléfono por parte del Instituto de Formación Continua (IL3), con quienes mantuvo una reunión el pasado jueves para conocer de primera mano qué había ocurrido. “Si de algo estamos seguros, es que seguiremos formando a sanitarios en homeopatía indiferentemente de lo ocurrido con este máster, ya que contamos con una experiencia que se remite hasta 1890”, apunta Fernández Quiroga.

El vocal ha criticado que se ponga en duda la validez científica de esta disciplina, cuando la Academia Médico Homeopática de Barcelona “forma parte como sociedad adherida de la propia Academia de Ciencias Médicas y de la Salud de Cataluña y Baleares”. Además, no ha encontrado explicación a que se elimine el posgrado por “supuesta falta de evidencia científica, cuando se realizan inversiones millonarias para atraer la medicina tradicional china”, haciendo referencia al acuerdo alcanzado entre la Universidad de Barcelona con la empresa Beijing Administration of Traditional Chinese Medicine.
guerra interna por la medicina china
El proyecto de vincular la Universidad de Barcelona con la medicina tradicional china está, según fuentes próximas al decanato de Medicina, paralizado. La presión interna ha logrado menguar un proceso que, desde su inicio, comenzó con el pie izquierdo. En las votaciones de la Junta de Facultad para aceptar o declinar el proyecto, una gran parte del alumnado y profesorado votó en contra (impulsado por el rechazo a la presencia de las hierbas medicinales dentro del programa, ya que carecen de bases científicas), lo que generó un empate técnico, recayendo la decisión en el propio decano de Medicina, quien ejerció su voto calificado a favor de la sanidad asiática, impulsado por “las importantes presiones políticas recibidas”, según aseguran personas de su entorno.

Con esta decisión, se enviaron comisiones hasta China para evaluar el proyecto y, unos meses después, una comitiva asiática paseaba por las infraestructuras de la Universidad de Barcelona. El acuerdo, “que se ha llevado por vías poco regulares”, tenía previsto que “la mayoría de profesores fueran chinos, quienes serían inscritos como asociados, mientras que aquellos de origen español debían contar con la acreditación ofrecida por la Universidad de Beijing”, puntualiza una fuente del decanato.


Homeopatía no, sanidad china sí

En este punto surge una duda: ¿está China interesada en exportar sus milenarios métodos de curación? Fuentes próximas al decanato de Medicina de la Universidad de Barcelona así lo aseguran, añadiendo que “se trata de un proyecto que tendrá un valor estimado de unos 100 millones de euros que llegarán desde el gobierno de China a través de sus empresas”. La inversión, en la que está incluida la creación del mayor hospital de medicina tradicional china de toda Europa, también destinará una parte a la búsqueda de la demostración científica que le sirva de aval para entrar a competir en el mercado de la sanidad tradicional, donde está previsto que se cuente con el apoyo de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Pompeu Fabra.

El rector de la Universidad de Barcelona,
Dídac Ramírez.

Para el decano de la Facultad de Medicina, Francesc Cardellach, no se trata de puntos similares. “El máster de homeopatía está vinculado al Instituto de Formación Continua, mientras que el de medicina tradicional china lo está a la Facultad de Medicina, ya que existe evidencia de los beneficios que aporta para la salud, aunque aún no se hayan realizado estudios científicos que lo demuestren de forma contundente”.

En este sentido, ha recalcado su apoyo a este posgrado, que contará con temas vinculados a “la acupuntura, masajes, gimnasia y uso de hierbas medicinales” en su programa. Toda la información ya ha sido remitida a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) y a la Agencia para la Calificación del Sistema Universitario de Cataluña (AQU). “Esperamos tener alguna respuesta en menos de dos meses, ya que las preinscripciones están previstas para mayo, mientras que las clases comenzarán durante el mes de septiembre”, explica Cardellach.

La desaparición del máster homeopático y la apuesta por la medicina asiática no se ha traducido en una desaparición total de la homeopatía en la Universidad de Barcelona. El personal del Instituto de Formación Continua ha asegurado que los interesados en estos temas aún pueden cursar un curso ‘online’ de Fisioterapia y homeopatía, con una duración de dos meses y un coste de 229 euros. Asimismo, no descartan que el posgrado sobre la formación homeopática sea reincorporado a la oferta académica, previsiblemente para la convocatoria que comienza entre septiembre y octubre.
experiencias académicas fuera de cataluña
Los laboratorios Boiron son uno de los grandes promotores de la homeopatía en las facultades de Ciencias de la Salud. Entre sus proyectos más recientes se encuentra el llevado a cabo en Murcia, donde ha logrado que la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) ofrezca un curso de experto en Homeopatía Clínica, con el apoyo del Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía (CEDH). Sin embargo, no son los únicos, ya que el departamento de Farmacología de la Universidad de Murcia ofreció, en febrero de 2012, el “IV curso de especialista universitario en terapéutica homeopática”. Al listado se suman, entre otros, el curso terapéutico homeopático de la Universidad Las Palmas de Gran Canaria y la cátedra que, entre 2010 y 2014, impartió junto con la Universidad de Zaragoza.


Charlatanismo carente de base científica

La medida tomada por la Universidad de Barcelona podría convertirse en un hito dentro del sector, dando más fuerza a quienes se oponen a la presencia de la homeopatía. “Estamos en contra de que las instituciones científicas, sobre todo las universitarias, auspicien y promocionen estas terapias de forma activa”, apunta Víctor Expósito, presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM).

En este sentido, insiste en que “creemos que es necesario concienciar a los estudiantes de la no demostrada eficiencia de la homeopatía y evitar que con su uso se pueda perjudicar a los pacientes o se contradigan los principios deontológicos”. Incluso da un paso más y exige que “sean eliminadas de los colegios de médicos todas aquellas secciones colegiales que vayan contra la evidencia científica”. Además, pide que “no se avalen actos de charlatanismo carentes de base científica y que prometen a los enfermos su curación a través de unos procedimientos ilusorios o insuficientemente probados”.

El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós.

Los alumnos no son los únicos que proponen un cambio mayor. Desde el Colegio de Médicos de Barcelona, institución que refrendaba el posgrado con su firma en el título que los alumnos recibían tras cursarlo, paradójicamente señalan que les parece una buena medida. “La celebramos y nos parece razonable que se aparte de la enseñanza universitaria aquellas ramas que no tienen evidencia científica”, comenta Jaume Padrós, su presidente. No obstante, considera que los colegios de médicos solo deben regular esta práctica y no eliminarla, según ha comentado en las redes sociales.

Fuentes del entorno político y sanitario catalán explican a Revista Médica que este tipo de másteres “no solo comprometen a la universidad española o a los profesionales, sino que son el síntoma de unos estudios de posgrado poco acordes con los retos que plantea el futuro de la gestión sanitaria”. Esta es la postura defendida de forma mayoritaria por el sector profesional, y también la más sensata ante la falta de evidencia. Sin embargo, los intereses que se mueven en torno a esta oferta formativa hacen pensar que ni mucho menos estamos ante el último capítulo de la incursión de la homeopatía en la universidad.