Redacción Médica
16 de octubre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:55
La Revista

De qué se quejan más los pacientes cuando vuelven de vacaciones

La 'depresión postvacacional' o los procesos en las vías respiratorias son las patologías que más se repiten

Alrededor de un 30 por ciento de los trabajadores que se reincorporan a su puesto sufre 'depresión postvacacional'
De qué se quejan más los pacientes cuando vuelven de vacaciones
Esther Ortega
Sábado, 08 de septiembre de 2018, a las 19:00
Se acaba el verano y la vuelta a la rutina conlleva más de una visita al centro de salud por la resaca sanitaria de las vacaciones. Bien lo saben los profesionales, que ven cómo sus consultas se llenan de pacientes con distintas dolencias, como la 'depresión postvacacional' o procesos en las vías respiratorias, entre las más repetidas.

El parón laboral hace que mucha gente haga balance de su vida personal y familiar y pueda tener algún problema psicológico ante las dudas vitales que el examen les genera. La doctora Silvia Saskyn asegura que las citas de urgencia en los centros de psicología aumentan en verano, siendo en un 90 por ciento de los casos de residentes, frente al 10 por ciento que proceden de turistas. “Se trata de un periodo en el que confluyen muchos factores como el económico, las relaciones con familiares y amigos, el hecho de contar con tiempo para pensar en los logros, fracasos, o ideales no cumplidos etc. Todo ello puede dar lugar a la aparición de crisis melancólicas, acompañadas de sensación de desinterés, encierro o aislamiento durante estos meses”, asegura la doctora.

Para la doctora Marisa Navarro, psicoterapueta, el problema está en considerar el trabajo como una carga y no como algo creativo que nos enriquece. Estos pensamientos pueden incluso, señala la doctora, producir verdaderos casos de estrés agudo, con síntomas como ansiedad, depresión, angustia, bajo rendimiento o aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, pudiendo desencadenar en crisis de pánico; sin embargo, "son muy pocas las personas que necesitan tratamiento médico o psicoterapéutico".

MALESTAR INESPECÍFICO

 "Yo no creo que la gente presente algún síntoma especifico, pero si es verdad que las molestias y cuadros inespecificos son habituales", explica Carlos González, médico asturiano, que especifica más cuáles son las patologías que más se repiten a partir del mes de septiembre, cuando los turistas vuelven a sus hogares: "Suelen ser los catarros y las gastroenteritis. También por supuesto las quemaduras y daños solares", apunta el doctor, que no se encuentra con muchos pacientes con problemas psicológicos derivados de la vuelta a la rutina.

"Al trabajar llejos de las grandes ciudades la llamada "depresión postvacacional" no tiene mucho recorrido", argumenta el médico, que añade: "En nuestra área, que abarca mucha zona rural, no es habitual el concepto 'depresión postvocacional'. Exista a no exista este síndrome, que yo tengo mis dudas, tiene más influencia en el ámbito urbano".

MÁS ANSIEDAD


Taboada destaca "la agudización de sintomatología ansioso-depresiva al finalizar las vacaciones"


Alrededor de un 30 por ciento de los trabajadores que se reincorporan a su puesto sufre este tipo de "síndrome", en el que los empleados sufren una falta de energía o motivación, que puede generar ciertos desajustes como ansiedad, falta de sueño o una profunda tristeza. 

Al revés que su colega, Santiago Taboada, también médico de Familia en el ámbito rural, sí que destaca "la agudización de sintomatología ansioso-depresiva al finalizar las vacaciones y en la reincorporación laboral, algunas de las consultas más repetidas al finalizar el verano", explica el doctor, que también hace hincapié en "las patologías del sistema otorrinolaringólogo como las rinitis,faringitis, otitis o amigdalitis, así como los procesos de vía respiratoria alta". 

MOLESTIAS OCULARES

También es mala época para la salud ocular, ya que la vuelta al trabajo después de las vacaciones agrava los síntomas de la Enfermedad de Ojo Seco (EOS) en los pacientes que la padecen. La temperatura de las oficinas o las pantallas de ordenador son algunos de los factores que favorecen la EOS, y las molestias se acentúan aún más a medida que va avanzando el día.

Por eso, de octubre a febrero es la peor época para los pacientes que sufren este trastorno, que afecta cinco veces más a mujeres que a hombres y en España hay más de cinco millones de personas que la sufren.