21 mar 2019 | Actualizado: 18:40
La Revista

IRPF: 8 medidas de ahorro que el médico debe aplicar antes de fin de año

Los facultativos que trabajan por cuenta ajena tienen claras diferencias respecto a los que trabajan para una empresa

Sanitarios en un hospital.
IRPF: 8 medidas de ahorro que el médico debe aplicar antes de fin de año
lun 17 diciembre 2018. 12.45H
Àlex Lázaro
Se acerca final de año y los profesionales sanitarios todavía están a tiempo de conseguir alguna que otra rebaja fiscal en el IRPF siguiendo estos 8 consejos. Una buena opción son las aportaciones a los planes de pensiones, ya que según lo que ha explicado Carlos Romero, abogado y socio director de Arttax Abogados, "se puede obtener una reducción en la base imponible general de lo aportado, con el límite de 8.000 euros". Asimismo, es importante que cada sanitario se asesore de las ventajas fiscales que ofrece la comunidad autónoma en la que trabaja, dado que cada una de ellas ofrece distintas posibilidades.

Romero ha recordado que: "El IRPF es un impuesto que tiene en cuenta las circunstancias personales y familiares de manera individualizada, el ahorro que se puede obtener, variará de forma considerable de un contribuyente a otro", por lo que es importante que en el momento de la declaración se esgriman con claridad cuáles son todas las circunstancias del sujeto.

Sin embargo, esto es aplicable para los trabajadores por cuenta ajena. Para todos aquellos que son autónomos, "tanto a nivel formal como material, podemos afirmar que siguen viviendo en clara desventaja con respecto a los trabajadores por cuenta ajena", ha asegurado Romero. Al mismo tiempo que ha apuntado que existen gastos deducibles para estos contribuyentes como: "Los suministros, los de manutención, los de difícil justificación, las atenciones a clientes o los incentivos que la normativa del Impuesto de Sociedades".


Una deducción de hasta el 30%


Los sanitarios que ejerzan por cuenta propia tienen derecho a deducirse hasta el 30 por ciento de gastos como la luz, el gas o el agua si realizan su actividad en un local destinado exclusivamente a este cometido. Hay otros pagos que también tienen algún tipo de reducción como son "gastos asociados a la hipoteca o el seguro", ha matizado el abogado. Por otro lado, "El trabajador autónomo podrá deducirse, con el límite de 2.000 euros, el 5 por ciento del rendimiento neto en concepto de provisiones y gastos de difícil justificación". Del mismo modo, los sanitarios también tienen derecho a deducirse un tanto por manutención, que se ampliará en caso de que se encuentre en el extranjero o de que pernocte fuera de casa.

"En el caso de que el importe neto de la cifra de negocios en el período impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 millones de euros, el empresario o profesional podrá aprovechar lo establecido en Régimen especial de incentivos para las empresas de reducida dimensión del Impuesto sobre Sociedades", ha afirmado Romero. Estos incluyen: libertad de amortización; libertad de amortización para inversiones de escaso valor; amortización acelerada; pérdidas por deterioros de los créditos por posibles insolvencias de deudores; amortización de elementos patrimoniales objeto de reinversión.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.