La Revista

Las profesionales aseguran que no se sentían “cuidadas” por el Servicio Andaluz de Salud

Éxodo de 600 enfermeras andaluzas a Cataluña: "Necesitamos estabilidad"
Rebeca Scheurkogel, una de las 600 enfermeras andaluzas contratadas en Cataluña


18 dic 2021. 12.30H
SE LEE EN 6 minutos
El Servicio Andaluz de Salud busca recuperar a los enfermeros y enfermeras para cubrir las vacaciones y la mayor demanda asistencial de la Navidad. El fin de los contratos covid dejó el pasado 31 de octubre a unos 3.000 enfermeros sin trabajo, lo que les llevó a buscar empleo en otras comunidades autónomas, y 600 de ellos han optado por los hospitales catalanes, quienes les han llegado a ofrecer hasta seis meses de contrato.

La estabilidad de los profesionales sanitarios sigue siendo uno de los puntos débiles del sistema de salud, por el cual muchos enfermeros llegan a tener contratos de tan solo un día. Este es el caso de Rebeca Scheurkogel, enfermera malagueña que ya ha rotado “por casi todas las regiones” y que actualmente ejerce en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Tal y como expone Scheurkogel a Redacción Médica, “me fui porque necesitaba un contrato estable, algo con lo que poder vivir y justo cuando llegué a Cataluña me llamaron de Granada y de Huelva, donde ni siquiera había solicitado plaza. Me ofrecieron un contrato hasta el 15 de enero y lo rechacé porque aquí tengo uno hasta marzo con posibilidad de renovar”.

Al igual que Scheurkogel, la mayoría de sus compañeros han rechazado volver a Andalucía, pues “no nos sentimos cuidados y nosotros solo pedimos estabilidad”. En su caso, con tres meses de contrato por delante la posibilidad de volver a su tierra cada vez la ve menos factible “hoy por hoy solo volveré a Andalucía cuando tenga los puntos para tener un contrato estable. No quiero volver a trabajar tan solo unas semanas sin saber dónde voy a estar al mes siguiente”.

Este éxodo de enfermeros afecta de lleno al sistema andaluz de salud, quien ha visto aumentada la demanda de sanitarios con la subida de la incidencia acumulada. De este modo, el presidente del Consejo Andaluz de Enfermería (CAE), José Miguel Carrasco, se ha dirigido a través de una carta al consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, para solicitarle el refuerzo del personal de enfermería. Una petición a la que se han sumado diferentes organizaciones y sindicatos que se han concentrado esta semana ante los Servicios Centrales del SAS, en Sevilla, para protestar por la política de personal y los recortes en las plantillas en sanitarias.

Estabilidad para atraer profesionales


Las organizaciones representantes de la Enfermería recalcan entre sus demandas la necesidad de realizar contratos estables para asegurar las plantillas sanitarias. Así, el secretario general de la FSS-CCOO Andalucía, José-Pelayo Galindo, ha señalado a Redacción Médica que “ya avisamos en la Mesa Sectorial de Sanidad de octubre que nuestros compañeros de Cataluña habían informado que iban por más de cien contratos de enfermeros andaluces, y no se nos hizo caso”. Tras el fin de los contratos covidsolo se renovaron el 60 por ciento de los contratos, y el resto se ha tenido que buscar la vida tanto en otras regiones como en la sanidad privada”.

La falta de enfermeros ha supuesto que el SAS haya tenido que “alargar el periodo para tomarse las vacaciones de Navidad, porque no hay profesionales para cubrirlos y de hecho está produciéndose problemas para encontrar enfermeros en muchas provincias”.


"Solo volveré a Andalucía cuando tenga los puntos para tener un contrato estable"



En este punto, el representante de FSS-CCOO recalca que “no solo afecta a los enfermeros, también faltan otros profesionales para cubrir los nuevos retos que está dando la pandemia y la nueva ola de contagios”. De este modo, han sido muchos los sanitarios que se han ido a otras regiones pues “la gente se va donde les ofrecen mejores condiciones. No puedes estar maltratando a los profesionales con 80 o 90 contratos al año, si tienes déficit estructural de profesionales hay que hacer contratos largos, que es lo que están haciendo en otras regiones”.

A este posicionamiento también se suma el Consejo Andaluz de Enfermería, recalcando que “Andalucía no puede permitirse el lujo de perder una plantilla con tanto bagaje profesional”. Tal y como señala José Miguel Carrasco, “el problema viene porque no se ha fidelizado a la plantilla, a los profesionales de la Enfermería se nos trata como meros ocupantes de un puesto de trabajo. La Consejería de Salud debería pensar a largo plazo, no podemos tener una plantilla que se cubren por meses o semanas”, a lo que añade la importancia de “crear equipos de trabajo estables” cuyos contratos puedan competir con otras regiones o incluso con el extranjero.

¿Qué opina Infermeres de Catalunya sobre estas contrataciones?


Infermeres de Catalunya ha asegurado que la contratación de 600 enfermeras no paliará el déficit de más de 11.000 enfermeras en Catalunya. En un comunicado, el sindicato ha tachado esta medida de un “parche”, ya que Cataluña, con una ratio de seis enfermeras por cada 1.000 habitantes, está muy por debajo de otros países, siendo la media europea de 9,5 enfermeras por cada 1.000 habitantes.

El sindicato apuesta por “la retención del talento, la fidelización de nuestros profesionales y el reclamo para volver solo será posible mejorando realmente las condiciones laborales y económicas de las enfermeras, con el reconocimiento real del grado académico y el reconocimiento de la capacitación y la formación especializada de estas”.


"Una normativa laxa que permite la contratación de profesionales que no entienden el catalán juega en contra del mantenimiento y promoción de nuestra lengua"



Infermeres de Cataluña ha indicado que la inmigración de profesionales llegados a Cataluña “es buena, siempre que se ofrezcan las mismas condiciones y se exijan los mismos requisitos”. En relación a esto último, el sindicato ha defendido el “derecho fundamental de los pacientes de ser atendidos en catalán”.

Además, el sindicato considera que “una normativa laxa que permite la contratación de profesionales que no entienden el catalán juega en contra del mantenimiento y promoción de nuestra lengua”. Por ello, le piden al Govern que “facilite la formación y el conocimiento del catalán a cualquier profesional que trabaje para la administración pública, incentivando su aprendizaje y el uso en el día a día”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.