La Revista

El escenario de cronicidad que se espera para los próximos 50 años exige un nuevo "desafío sanitario"

Enfermería y Farmacia, llamadas a liderar a un futuro SNS envejecido
José Martínez Olmos, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública.


16 oct 2022. 18.15H
SE LEE EN 5 minutos
La población de 65 y más años llegará a suponer el 26 por ciento del total en el año 2037 en España. Así se desprende de la última proyección de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), que sitúa la esperanza de vida para 2071 en los 86 años para los hombres y los 90 para las mujeres, 5,8 y de 4,2 años más que ahora, respectivamente. Un nuevo escenario, con una población más envejecida, que supone un verdadero reto para un futuro Sistema Nacional de Salud (SNS) en el que, según José Martínez Olmos, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y exsecretario general de Sanidad, Enfermería y Farmacia tendrán que tomar la delantera.

Aunque la cronicidad es un desafío sanitario en su conjunto que afecta a todos los profesionales de la Salud, explica Martínez Olmos a Redacción Médica, Enfermería tiene un “papel relevante” en la gestión del envejecimiento activo y en el seguimiento de estos pacientes en el ámbito domiciliario. “Enfermería es una de las profesiones que está llamada a tener más presencia, más capacidad y más especialización, si cabe”, puntualiza el médico.

Asimismo, como buena parte de los cuidados que precisan los pacientes crónicos están vinculados a los medicamentos, Martínez Olmos también pone de relieve la figura fundamental que desempeñará el farmacéutico en el futuro sistema. “Farmacia tiene que tener más competencias y estar integrada en la gestión del paciente. Los problemas de salud requieren del trabajo conjunto, en el que cada profesión tiene su espacio, pero de forma integrada”, subraya el exsecretario, que remarca la idea de equipo multidisciplinar.


"El paciente crónico tiene que estar en el centro de actuación del SNS y este es un desafío del sistema y de las profesiones"



Aunque Enfermería y Farmacia son las disciplinas que tienen más potencial para resolver las necesidades del nuevo y complejo escenario sanitario, marcado por el envejecimiento de la población, hay cuidados y seguimientos que requieren de enfermeras, farmacéuticos y médicos en conjunto. “El paciente crónico tiene que estar en el centro de actuación del SNS y este es un desafío del sistema y de las profesiones”, agrega.

Por otro lado, el profesional indica que el propio envejecimiento dará lugar inevitablemente a un aumento de demencia senil y rehabilitación, por lo los psicólogos y fisioterapeutas también necesitan un espacio privilegiado en el sistema. “Si queremos dar una respuesta inteligente, hay que ampliar equipos, competencias y, sobre todo, la capacidad de coordinación. Las profesiones no pueden ganar espacio descoordinadas unas de otras”, apunta.

Digitalización, clave en el futuro SNS


Aunque las previsiones siempre hay que ajustarlas a la realidad, según Martínez Olmos, estas cifras ponen sobre la mesa la necesidad de adaptar el sistema sanitario a una población con más problemas crónicos. “No solo tendremos que hacer un esfuerzo para la incorporación de medicamentos para enfermedades crónicas, tanto tradicionales como nuevos, sino también para realizar una atención adecuada de prestación farmacéutica para que los tratamientos tengan el resultado esperado”, explica el exsecretario, insistiendo en que, en este escenario, cobrará mucho más sentido la adherencia a los tratamientos y el uso racional de los recursos.

Según el político, el SNS se tiene que reorganizar pensando en la cronicidad con la digitalización como aliada. “La digitalización, que seguirá desarrollándose, abre nuevas oportunidades para resolver problemas crónicos. Además, la población que ahora tiene 50 o 60 años está más digitalizada que las personas mayores en estos momentos, que se están encontrando con más dificultades”, explica, puntualizando que la digitalización permite hacer un seguimiento en domicilio que antes era impensable: “Esta es una vía que va a tener que potenciarse”.

Sobre esta atención domiciliaria, Martínez Olmos valora que, además de estar vinculada a las dificultades que pueden tener los pacientes, están surgiendo nuevas fórmulas de trabajo, tanto en Atención Primaria como en el ámbito hospitalario, que permiten el tratamiento y seguimiento de las patologías en el domicilio del paciente de forma eficaz.

"Tanto Farmacia Hospitalaria como Comunitaria tienden a la atención domiciliaria. De hecho, con la pandemia de Covid-19 se han desarrollado iniciativas de entrega domiciliaria de medicamentos. Probablemente con la nueva normativa se pretende desarrollar el uso racional de los medicamentos y tendrá que tener cabida este espacio de seguimiento y control de calidad en los tratamientos a domicilio", finaliza Martínez Olmos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.