La Revista

Cuatro de cada 10 personas con evidencia de haber pasado la infección no padecieron los efectos clásicos del virus

Los síntomas del Covid-19 ya no son lo que eran


23 abr 2021. 16.50H
SE LEE EN 3 minutos
La fiebre, la tos, el dolor de garganta, el cansancio, la pérdida de olfato y gusto o la fatiga son algunos de los síntomas que hacen sospechar a la población que, efectivamente, puede tener coronavirus. En aquellos casos más graves pueden padecer una neumonía. 

Pero el Covid ha ido cambiando a lo largo de estos más de 13 meses. Según un informe del Reino Unido, aproximadamente una de cada cuatro personas que tenían evidencia de una infección anterior por Covid-19 eran completamente asintomáticas. El otro 40 por ciento no tenía uno de los tres síntomas clásicos: fiebre, tos seca persistente o pérdida del sentido del gusto u olfato. 

La pérdida del sentido del gusto o del olfato fue el síntoma más común relacionado con una infección pasada, seguido de fiebre y escalofríos. Cerca del 56 por ciento de aquellos con prueba positiva sufrieron letargo; el 30 por ciento dolor de garganta; y hasta un 11,2 por ciento náuseas o vómitos. La diarrea fue común en el 20 por ciento de los afectados. 

El estudio también identificó diferencias significativas en la seroprevalencia por edad. Las personas de 50 años o más tenían constantemente menos probabilidades de haber sido infectadas, con un porcentaje positivo en diferentes grupos de edad que variaba del 13,5 por ciento entre los menores de 30 años al 6,7 por ciento entre los mayores de 70 años.

Anticuerpos durante al menos seis meses


El estudio de serología SARS-CoV-2 del biobanco del Reino Unido, financiado por el Departamento de Salud y Asistencia Social, analizó muestras de sangre mensuales de casi 19.000 personas entre el 27 de mayo y el 4 de diciembre de 2020. Así también descubrió que el 99 por ciento de los participantes que dieron positivo en la infección retuvo los anticuerpos durante tres meses después de haber sido infectada. El 88 por ciento lo hizo durante al menos seis meses.

Durante el período de estudio, los investigadores encontraron que la proporción de la población con anticuerpos contra el SARS-CoV-2 aumentó del 6,6 por ciento (mayo y junio) al 8,8 por ciento (noviembre y diciembre). Durante este tiempo, 453 personas fueron identificadas recientemente con una prueba positiva, la mayoría de ellas a partir de septiembre.

Naomi Allen, jefa científica del biobanco de Reino Unido y profesora de Epidemiología en la Universidad de Oxford, ha señalado que "este importante estudio ha revelado que la mayoría de las personas retienen anticuerpos detectables durante al menos seis meses después de la infección con el coronavirus".

"Aunque no podemos estar seguros de cómo esto se relaciona con la inmunidad, los resultados sugieren que las personas pueden estar protegidas contra infecciones posteriores durante al menos seis meses después de la infección natural. Un seguimiento más prolongado nos permitirá determinar cuánto tiempo es probable que dure dicha protección", ha concluido. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.