Covid-19 en niños: una generación de ansiedad, episodios de culpa y estrés

Los menores pueden desarrollar secuelas relacionadas con la epidemia

Covid-19 en niños: una generación de ansiedad, episodios de culpa y estrés
vie 09 octubre 2020. 13.00H
La vida de cientos de miles de niños españoles cambió de la noche a la mañana tras declararse el estado de alarma por el Covid-19. Los menores -junto a sus padres y familiares- tuvieron que permanecer en casa, sin salir, para cumplir con las restricciones impuestas por el coronavirus.

Esta situación provocó que "los niños cambiaran sus hábitos de un momento para otro, dejaran de ver a sus amigos, a sus familiares y se encontrasen con una situación nueva en la que comenzaron a recibir una gran información sobre lo que estaba pasando", ha apuntado a Redacción Médica Mercedes Bermejo, psicóloga experta en la infancia y directora de Psicólogos Pozuelo.

"Los niños ven como cambia lo que era habitual hasta el momento: el contacto físico, la importancia de ver a los abuelos, los familiares y los niños... Por ello, es muy importante el lenguaje con el que se les transmiten los hechos que están sucediendo, ya que ellos pueden empezar a sentir sentimientos de miedo o culpa por toda la información que están recibiendo", ha añadido Bermejo.


Capacidad de adaptación de los menores


Sin embargo, la psicóloga afirma que a pesar de la difícil situación que han vivido los más pequeños -que les ha podido provocar episodios de estrés, ansiedad, culpa, trastornos del estado de ánimo o de la conducta-, los menores "tienen una gran capacidad de adaptación a los cambios".

En ese mismo sentido se ha manifestado María Ángeles Learte, pediatra del centro de Salud La Jota (Zaragoza), quien ha señalado que "evidentemente que los menores han sentido mucho miedo, sobre todo aquellos que son más nerviosos o que ya tenían algún tipo de patología previa, pero los menores se adaptan a las nuevas circunstancias con mayor facilidad que muchos adultos".

Eso sí, Learte remarca que "los niños han vivido con una información constante sobre contagios y muertes", un hecho que sí ha podido influir en que hayan tenido más "miedo a volver a la normalidad, a acudir al colegio o a ver a los abuelos". 

"Un punto positivo que ha podido provocar el coronavirus es que los niños hayan pasado más tiempo con sus padres -los que han tenido la suerte de poder teletrabajar-", ha apuntado la pediatra, aunque también ha advertido de que el confinamiento ha permitido pasar a los menores más tiempo "delante de una pantalla", una situación que se debe revertir.


Problemas de futuro


Bermejo ha explicado que sí que han visto un aumento del número de menores que han acudido a la consulta por problemas relacionados con el confinamiento. Además, ha aseverado que "si las emociones gestadas durante estos meses no se gestionan de una forma adecuada pueden llegar a derivar en problemas de salud mental a corto y largo plazo como: trastornos del estado de ánimo o de la conducta, ansiedad o estrés postraumático, entre otros".

Por ello, ha remarcado Learte "la importancia de que los menores, desde bien pequeños, aprendan a luchar contra la frustración, evitando así problemas en el futuro".


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.