La Revista

Asistió al delantero Marcos Gorriti que sufrió un traumatismo craneoencefálico durante el partido

Álvaro Campos, el portero y médico que salvó la vida a un jugador rival
Álvaro Campos compagina el fútbol con la cirugía.


04 oct 2021. 13.45H
SE LEE EN 5 minutos
Este fin de semana, Álvaro Campos, portero en el Club Deportivo Castellón, tuvo que hacer gala de sus conocimientos médicos en pleno partido al chocar con Marcos Gorriti, delantero de UE Cornellà. Tras un golpe en la cabeza, el joven se desplomó en el suelo y Campos fue el primero en socorrer a su rival para impedir que se ahogara con su lengua. "Sufrió un traumatismo craneoencefálico y perdió el conocimiento, tuvo alguna pequeña convulsión. Vimos que no estaba bien", detalla Campos a Redacción Médica. 

En estas situaciones, Álvaro explica que lo importante es mantener la via respiratoria abierta, el cuello y la cabeza en posición neutra con el resto del cuerpo y esperar a que recupere el conocimiento. "En un tramo de seis minutos recuperó la consciencia, aunque no el sentido y, a partir de ahí ya entró la asistencia". Desde el Cornellá han informado a través de un comunicado que el jugador fue "trasladado a un centro hospitalario y se le realizaron varias pruebas, pasó la noche en observación y esta mañana ha sido dado de alta" aunque "deberá estar controlado durante la próxima semana".

No es la primera vez que un accidente así ocurre en el terreno de juego de Campos, aunque por suerte en esta ocasión si contaba con asistencia médica. "El sábado yo sabía que en 30 segundos iba a llegar el Doctor Giner, que es un médico impresionante, por lo que estaba tranquilo", explica Campos. La última vez que tuvo que asistir a un compañero, también fue debido a un choque de cabeza. "Por suerte estas cosas salen bien, hay que saber mantener mucho la calma y estar tranquilo", insiste Campos. Así, considera que "Todas las personas que están cuidando o dirigiendo a un equipo de cualquier deporte deberían tener conocimientos de RCP o primeros auxilios y contar con todo el material necesario. En el fúbtol más amateur no sé si hay médicos en todas las instalaciones deportivas".


Aunque este deporte llegó a su vida a los seis años, la Medicina ya estaba de antes gracias al trabajo de sus progenitores. Álvaro Campos, compagina el fútbol con su trabajo como director en la Unidad de Medicina Capilar en la clínica Sermesa, una empresa familiar. "Mi padre me ha inculcado la parte humana de la medicina que no es solo recetar,  hacer una cirugía o un tratamiento de estética si no el contacto con el paciente y darle una solución, ya sea grave o leve". Así, Campos agradece los valores que ha recibido desde pequeño. "No solo eres médico porque curas, si no que también cuidas".

Compaginar la Medicina con otra carrera profesional no suele ser sencillo, pero Álvaro Campos reconoce que para él es muy fácil. "El fútbol marca mis horarios, como tengo todas las tardes libres de la semana y un día libre entre semana, intento acoplar los dos días de consulta y uno de cirugía acorde a lo que el tema deportivo me permite sin extrapasarme con las consultas para poder disfrutar de los dos campos y que ninguno te quite al otro. El fútbol tiene fecha de caducidad y quiero disfrutar al máximo".

"Parece que si estudias Medicina no puedes dedicarte a nada más"


Sin embargo, durante la carrera le resultó más complicado ya que los horarios no dependían de él. Además, añade,"hay gente que piensa que si estudias Medicina no puedes dedicarte nada más. Por suerte, va cambiando la forma de pensar y muchos profesionales me han ayudado a compaginar ambas cosas". Así, confiesa que con frecuencia ha encontrado jefes de servicio que, por ejemplo, le han permitido hacer guardias, en vez de prácticas un lunes por la mañana. "Así, he aprendido mucho más y he disfrutado. También he tenido muchos compañeros que me han ayudado para llegar hasta aquí". Campos se graduó en Medicina por la Universidad de Valencia en 2019 y "por desgracia" no ha podido prepararse el MIR debido a la "exclusividad laboral que exige la residencia".


Con el MIR "te hacen jugar al juego porque se ha jugado toda la vida, pero creo que no es justo para los residentes ni para el sistema"




Y es que a Campos le gustaría poder adquirir los conocimientos de una especialidad. Se decantaría por Cirugía Plástica o Traumatología, si lograra hacer un MIR tan bueno, ya que le gusta hacer feliz a la gente. "Es la medicina que me gusta a mí. Sufro mucho al ver sufrir a los pacientes, es lo que peor llevo". Sin embargo, lamenta las condiciones de los residentes. "No comparto el hecho de preparar una oposiciones veladas que no tienen repercursión financiera y laboral", explica Campos, "Te hace hacen jugar al juego porque se ha jugado toda la vida pero creo que no es justo para los residentes ni para el sistema".

Su alternativa ha sido formarse con varios másteres de postgrado. "Se me da bien donde estoy, estoy disfrutando y aunque es una parte de la Medicina que para muchos está un poco estigmatizada para mí es muy bonita". "Lo que más me frusta es no poder dedicarle el tiempo que quieres a mis hijos. Ellos no entienden que trabajes todos los días, es lo que más duro es psicológicamente", apunta.

Álvaro Campos durante un partido.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.