23 de mayo de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:40
Autonomías > C. Valenciana

Un médico, investigado por derivar pacientes a su consulta por 7,2 millones

Se trata del exjefe de Servicio de Neurorradiología del Hospital General de Alicante y hay 86 posibles afectados

Rueda de prensa de Compromís para anunciar las acciones legales.
Un médico, investigado por derivar pacientes a su consulta por 7,2 millones
Borja Negrete
Miércoles, 07 de febrero de 2018, a las 15:35
El Grupo Parlamentario Compromís llevará la próxima semana ante la Fiscalía el caso de Juan Carlos Vázquez Suárez, ex jefe del Servicio de Neurorradiología Intervencionista del Hospital General de Alicante, quien habría derivado de forma fraudulenta a 86 pacientes a la clínica privada Medimar, donde también trabajaba.

Según la documentación recopilada por Compromís, este médico habría facturado a la Consejería de Salud las intervenciones realizadas a través de una empresa, Dagda Platinum, que aparece registrada a nombre de su hija.

Fuentes de Compromís aseguran a Redacción Médica que Vázquez se habría acogido a un acuerdo del 25 de enero de 1991 del Servicio Valenciano de Salud que permite derivar a los pacientes en caso de que el hospital público no disponga de las herramientas adecuadas o que el hospital público que las tuviera estuviese a demasiada distancia. Aprovechando su puesto de jefe de Servicio, el médico derivaba a pacientes a la clínica privada.

El importe total de las 1.246 facturas emitidas a la Consejería de Salud de la Comunidad Valenciana entre 2006 y 2013 asciende a más de siete millones de euros.

Fraude de las embolizaciones

Vázquez llevaba a cabo embolizaciones a sus pacientes, una intervención que los especialistas recomiendan que no se realice más de seis veces. Sin embargo, este neurorradiólogo habría llevado a alguno de sus pacientes hasta 33 embolizaciones.

Sin embargo, ninguno de los pacientes tratados por Vázquez dispone de imágenes de sus malformaciones. El caso de Katia llama especialmente la atención. Fue paciente del médico entre 2006 y 2009, momento en el que acudió al Hospital General de Alicante por una hemorragia en su malformación. Cuando el hospital público solicitó imágenes a la Clínica Medimar, la respuesta que recibieron fue que no contaban con ellas, a pesar de haberse realizado la última embolización hace pocos días, ya que borraban la memoria de los ordenadores periódicamente.

A su vez, el informe postoperatorio de Vázquez apuntaba que la malformación de Katia había reducido su tamaño de seis a un centímetro, sin embargo según las pruebas del hospital público esta era de 5,4 centímetros. Este neurradióloho fue inhabilitado en 2013 de labores administrativas por parte de la Consejería de Salud, aunque sigue ejerciendo como médico y mantiene su colegiación en el Colegio de Médicos de Alicante.