Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Autonomías > C. Valenciana

El Hospital de Vinalopó supera los 1.000 nacimientos en 2017

El centro dispone de todo tipo de comodidades y la última tecnología para ayudar a la madre durante el parto

El Hospital dispone de 8 salas para el parto.
El Hospital de Vinalopó supera los 1.000 nacimientos en 2017
Redacción
Jueves, 24 de agosto de 2017, a las 14:30
El Hospital Universitario del Vinalopó ha atendido 982 partos que han supuesto 1.000 nacimientos. Más de la mitad (694) han sido con anestesia epidural, que el centro dispone las 24 horas del día los 365 días del año. Estas cifras suman un total de 11.091 alumbramientos desde su apertura, con un número de niños nacidos que supera los 11.260.

El Hospital dispone de ocho salas de dilatación, parto y recuperación individuales y equipadas con la última tecnología. Los monitores de cada uno de los paritorios se centralizan y visualizan fuera de estas salas, con el objetivo de favorecer la comodidad y la intimidad de la madre y de su pareja durante todo el proceso y garantizar la seguridad clínica tanto del feto como de la progenitora.

En este sentido, ofrece a las mujeres ingerir líquidos durante la fase de dilatación, una decisión consensuada con el servicio de Anestesia y que ha tenido muy buena acogida entre las madres. Además, gracias a la utilización de aparatos de control fetal inalámbricos, se favorece la movilidad total de las mujeres, posibilitando incluso el ejercicio físico con colchonetas y pelotas.

Otra de las principales ventajas es la cama articulada del paritorio que permite a la mujer dar a luz en la postura que ella escoja. Una vez iniciada la lactancia materna en el propio paritorio, la madre es trasladada a la planta de hospitalización, también a una habitación individual, donde recibe la visita de los profesionales que asistieron el parto y donde es atendida por el personal de enfermería.

Atención personalizada

Además, en el Área de Paritorios, perteneciente al Servicio de Obstetricia, se ofrece una atención personalizada a la mujer y a su familia, respetando al máximo sus preferencias y favoreciendo un entorno de la máxima calidad y comodidad.

Las embarazadas pueden escoger el aroma, el tono de luz e incluso la música que desean escuchar durante el proceso de dilatación y el parto. Se favorece el papel del acompañante, la realización de ejercicios en la sala de dilatación y la aplicación de la anestesia epidural está garantizada, siempre y cuando no haya ninguna contraindicación. Además, aquellas que lo deseen, pueden conocer la sala donde darán a luz de forma previa en una visita guiada al hospital.