Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:10
Autonomías > C. Valenciana

Comunidad Valenciana prohíbe por ley el ensañamiento terapéutico

El anteproyecto de ley también contempla establecer una formación concreta en paliativos para profesionales

Carmen Montón, consejera sanitaria de la Comunidad Valenciana.
Comunidad Valenciana prohíbe por ley el ensañamiento terapéutico
Juanma Fernández
Miércoles, 14 de diciembre de 2016, a las 16:30
Los médicos que traten a estas personas al final de la vida deben evitar “la obstinación terapéutica”. Es decir, que no aplicarán enseñamiento terapéutico con personas que carecen de “posibilidades reales de mejora o recuperación”. A ello se añade que el personal sanitario no podrá actuar en base a “sus propias creencias o convicciones personales, morales, religiosas o filosóficas”. Así lo dispone el borrador del anteproyecto de ley de la Generalitat valenciana de atención al final de la vida, que actualmente se está tramitando, en su artículo 22.

Los pacientes con una enfermedad terminal que se encuentren en sus últimos días de vida, asimismo, dispondrán de una habitación individual en los hospitales o centros sociales, ya sean públicos o privados. Es el artículo 30 el que recoge la obligación de “garantizar” el uso de una habitación individual “con el nivel de confort e intimidad” que merece no solo el paciente sino también sus allegados. En el fondo se trata de una disposición que busca garantizar el derecho a la intimidad de los enfermos, así como a que se respeten sus últimas voluntades y recibir cuidados paliativos. Estos, además, se podrá elegir si recibirlos en un centro médico o en el domicilio.

La norma también contiene el concepto de Planificación anticipada de decisiones, que viene a complementar el documento de voluntades anticipadas, que los valencianos ya tienen a su disposición para que decidan cómo pasar un proceso de agonía. Sin embargo, el nuevo modelo agiliza el proceso y además inmiscuye al equipo médico en la decisión del paciente. Por otro lado, los profesionales también se van a ver obligados a "adquirir y mantener las competencias necesarias para asegurar  el cumplimiento de la presente Ley". Una puerta, la del artículo 25, que podría acelerar la formación universitaria en este campo, tan demandada por quienes se dedican al campo de los paliativos.


ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al anteproyecto de ley de atención al final de la vida.