Sanidad cree que es necesario por la multiplicidad de relaciones a la hora de coordinar la respuesta ante catástrofes

Barceló centraliza los servicios de emergencias autonómicos en Valencia
Ana Barceló, consellera de Sanidad.


19 ago 2021. 11.05H
SE LEE EN 3 minutos
La estrategia que la Conselleria de Sanidad lleva meses fraguando por fin ve la luz. Este jueves, el departamento de Ana Barceló ha oficializado el plan que permite la centralización de los servicios de emergencias sanitarias autonómicos, en donde cada provincia gestionaba sus propios recursos, a la capital de la comunidad: Valencia.

De este modo, los actuales centros de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) –ubicados en Valencia, Castellón y Alicante- se integran en un único centro CICU con ámbito territorial en la Comunidad Valenciana. A su vez, este nuevo ente depende orgánica y funcionalmente del Servicio de Emergencias Sanitarias de la Comunidad Valenciana (SESCV), “sin perjuicio de la coordinación con el centro directivo competente en asistencia sanitaria”, según dicta el decreto publicado en el Diario Oficial autonómico.


Funciones del CICU


El CICU gestionará y coordinará permanentemente todos los recursos asistenciales y sanitarios, tanto de la conselleria competente en sanidad como concertados y privados, que participen en la respuesta sanitaria a las urgencias y emergencias, y “desarrollará la coordinación con otros centros operativos y de coordinación de recursos no sanitarios que puedan participar en la respuesta a las emergencias y catástrofes”.

El personal adscrito a este centro “desarrollará su actividad tanto en el propio centro de trabajo como, en casos de emergencia o catástrofe, en el lugar en donde sea requerida su presencia por las autoridades sanitarias”. También es responsable de la gestión y custodia de la información sanitaria.

Asimismo el SESCV, dependiente funcionalmente del centro directivo competente en urgencias y emergencias sanitarias, “se gestionará integralmente a través de un único centro de trabajo, y mediante un único centro de gasto”. De él dependerán los recursos, tanto propios como concertados, humanos y materiales asistenciales destinados a la gestión de las urgencias y emergencias; así como los recursos no asistenciales responsables de la administración del funcionamiento de los centros y servicios bajo su dependencia.


Una decisión no exenta de polémica


Con este paso, la Conselleria de Sanidad oficializa lo que en estos meses se venía anunciando: la centralización de las emergencias de la Comunidad Valenciana. El departamento ha sembrado la crítica de algunos profesionales sanitarios, organizaciones sindicales y partidos de la oposición por el modo -por aprobar esta medida en un mes como agosto que suele ser prácticamente inhábil a nivel administrativo y el contenido –centralización de las emergencias.

En cambio, para la Conselleria de Sanidad, es necesaria por la multiplicidad de relaciones a la hora de coordinar la respuesta ante emergencias y catástrofes, por la evolución de las tecnologías de la comunicación o por el hecho de que "desde 2013, cualquier aviso al CICU se realiza a través del 112, centralizado en l'Eliana (Valencia)". Estos avances, a su juicio, han supuesto un cambio radical en la gestión de las emergencias.

El CICU de Valencia se creó en 1992, tres años más tarde en Alicante y otros tres después en Castellón. Su implantación permitió dotar a la población de unos servicios especializados mediante el desarrollo de las unidades de Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU).

No obstante, ya en 2013, los CICU se integraron operativamente en el 112, de tal modo que las llamadas de la población recibidas en los CICU provinciales se dirigen y centralizan en este servicio y se unificó la clasificación de la demanda sanitaria mediante protocolos operativos a nivel autonómico.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.