21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:20
Autonomías > C. Valenciana

Así es el plan de los médicos para recuperar el salario previo a la crisis

El estudio calcula una recuperación salarial del 14% en dos años

Este plan "es necesario para mantener un sistema sanitario de calidad".
Así es el plan de los médicos para recuperar el salario previo a la crisis
REDACCIÓN
Lunes, 29 de enero de 2018, a las 17:00
El Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana ha diseñado un plan de recuperación teniendo en cuenta los factores diferenciales de cada comunidad autónoma porque no todos los recortes se produjeron del mismo modo ni en la misma cuantía en toda España. Así, el CESM señala que la reversión de los recortes debe basarse en la recuperación de las tablas salariales vigentes del 31 de mayo de 2010.

Proponen, además, la normalización de los recortes de responsabilidad autonómica como la carrera profesional. Para llevar a cabo la recuperación del salario previo a la crisis, el CESM señala que “incremento de esa naturaleza no puede plantearse de golpe por lo que proponemos varias fases que suponen al mismo tiempo prioridades”.

Así, en la primera fase señalan el retorno a las tablas retributivas de la Consejería de Sanidad a 31 de mayo de 2010, lo que supone un incremento del 5 por ciento. En la segunda, tercera y cuarta fase, indican la recuperación de un tercio del recorte mantenido por la congelación salarial. Y, por último, la recuperación de los efectos de inflación, es decir, un incremento retributivo del 6,5 por ciento tras las actualizaciones anteriores.

Han señalado que la primera medida “es irrenunciable”. Desde el CESM reconocen que la recuperación de la pérdida de poder adquisitivo mantenida por efectos del recorte y de la congelación posterior será de muy difícil y lenta consecución. “Pero no por ello vamos a dejar de reclamar públicamente lo que nos fue expropiado. Y, en la medida que la situación económica mejore, deberá hacerlo también el salario de los facultativos”.

Este plan “responde a la necesidad de reactivar la demanda interna y el consumo privado”. Para el CESM, “supone una deuda del Estado con sus profesionales sanitarios y es necesario para mantener un sistema sanitario de calidad con profesionales motivados e implicados”.