Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10
Autonomías > C. Valenciana

“Lo prometido para La Ribera necesita quintuplicar el presupuesto oficial”

Ribera Salud explica que las inversiones prioritarias de Sanidad no están presupuestadas en los próximos 3 años

Javier Palau, director gerente del Departamento de Salud de La Ribera.
“Lo prometido para La Ribera necesita quintuplicar el presupuesto oficial”
Redacción
Miércoles, 17 de enero de 2018, a las 13:40
El Departamento de Salud de La Ribera ha lanzado un comunicado con el que pretende "aclarar unos puntos en relación a las manifestaciones vertidas por la Directora General de Alta Inspección de la Consejería de Sanidad, Isabel González, y el Comisionado de La Ribera, Salvador Llopis", en las charlas que tuvieron lugar en Algemesí y Carcaixent la semana pasada, con relación a la reversión del centro. Ribera Salud considera que "para hacer frente a las inversiones prometidas -por parte de Sanidad para el futuro de Alzira- se necesitaría al menos quintuplicar las cantidades oficiales".

"Los presupuestos de Sanidad de 2018 para La Ribera sólo suman 3,1 millones (660.000 para Primaria y 2,5 millones para el Hospital), una cifra que ni siquiera cubriría el acelerador lineal del cáncer, valorado en 3,5 millones por la propia directora y considerado como prioritario, y mucho menos el nuevo Pet-Tac prometido valorado en 1,5 millones, la adecuación de habitaciones, la expropiación del parking para posteriormente ampliarlo y convertirlo en gratuito, así como un nuevo aparato de Rayos X, la ampliación de Urgencias, consultas y gimnasio en el Centro de Salud de Algemesí, entre otras actuaciones en Atención Primaria a realizar a corto plazo", desgrana La Ribera. "Se trata de unas inversiones que han marcado como prioritarias y que sin embargo no figuran en los Presupuestos Oficiales de la propia Consejería para 2018, 2019 y 2020. Los ciudadanos de La Ribera se podrían preguntar si ha sido un despiste, un pésimo cálculo económico o simplemente la búsqueda de un titular de prensa", concreta el departamento.

Ribera Salud quiere aclarar que "durante los últimos 10 años los ciudadanos de La Ribera se han beneficiado de dos aceleradores lineales, la más avanzada tecnología contra el cáncer, aunque el pliego y como hospital comarcal sólo obligaba a tener uno. La renovación de uno de ellos, cuyo periodo de vida útil concluye en junio de este año, está prevista en el Plan Estratégico 2018-28 de Ribera Salud". Además, exigen "que se deje de engañar a los ciudadanos y de generar alarma social, reservándonos el derecho a ejercer las acciones legales pertinentes por las calumnias y difamaciones vertidas y que atentan contra el honor de nuestra organización y de sus profesionales".

Habitaciones, incremento de plantilla y convenio

La Ribera también critica otra serie de aspectos como que "llama la atención que desde la Consejería se critique que hay un porcentaje de habitaciones dobles cuando la inmensa mayoría de los hospitales públicos tienen el 100 por ciento de las habitaciones dobles y en ocasiones hasta triples. Tampoco salen las cuentas con el anuncio de incrementar la plantilla de profesionales de La Ribera en 200/300 trabajadores ya que, paradójicamente, el dinero destinado a este fin en el Capítulo I de los Presupuestos de 2018 es de 6,5 millones menos que en 2017. No se entiende cómo se puede incrementar la plantilla con menos dinero. En cuanto al reiterado y sin embargo falso argumento de la precariedad laboral, recordar que el actual Convenio Colectivo que rige las condiciones de los trabajadores de La Ribera fue firmado por unanimidad por todos las fuerzas sindicales y que La Ribera tiene una tasa por ciento, además de mejores retribuciones salariales de sus profesionales, entre otras ventajas recogidas en el Convenio".

También consideran apropiada reforzar la Atención Primaria "aunque los presupuestos de la Consejería sólo contemplan 650.000 euros para esta materia", explican. "Una nueva incoherencia de la Sanidad". En este aspecto, Ribera Salud ha invertido estos años de gestión más de 15 millones de euros en Atención Primaria.

Demoras y lista de espera

"Nos parece cuando menos incoherente que la Directora General de Alta Inspección Sanitaria critique públicamente la saturación de Urgencias de La Ribera en el periodo actual de gripe y frío, mientras se olvida de la situación de todos los hospitales públicos que gestiona la Consejería", critican. También hablan de la crítica a la transparencia: "La representante de la Consejería vuelve a cuestionar los datos de demoras y listas de espera y otros indicadores de La Ribera que la propia Consejería incluye en sus documentos oficiales (Acuerdos de Gestión, Memorias de Conselleria, Informe del Síndic de Comptes) y que están todos publicados en nuestro portal ciudadano a disposición de quien lo quiera consultar, a diferencia de la Conselleria de Sanitat que solo publica en su portal de transparencia información sesgada y partidista. Ya que cuestionan sus propios datos, reiteramos la petición de que la Conselleria haga públicos todos los indicadores de calidad y salud de los 24 departamentos en aras de la transparencia y sana competencia entre centros, tal como sucede en otras comunidades y países más avanzados", reiteran.

Por otra parte, también han querido aclarar a la alcaldesa de Algemesí en cuanto a “los agravios que han sufrido estos años los ciudadanos de La Ribera” que esta dijo que se habían producido: "No sabemos si se refiere a menos demoras, más inversión, más satisfacción, mejores indicadores de salud y calidad y un ahorro del 25 por ciento a la Administración, como avalan los informes oficiales. Asimismo, demuestra una grave incompetencia cuando afirma que el Hospital de La Ribera no fue construido por Ribera Salud".

Por último, critica Ribera Salud que se les acusa de "ser desleales, de desinformación y de descreditar a la gestión directa cuando desde Consejería de Sanidad se organizan unas charlas por los municipios de la comarca con la excusa de informar sobre los pasos de la reversión cuando, como se está viendo, el único objetivo es desacreditar la gestión de un hospital público más de la red pública como es el de Alzira, dibujando un panorama dramático de la asistencia dada en estos años y para justificar un decisión meramente política, sin estar sustentada en datos que avalen que los ciudadanos vayan a tener una mejor atención cuando la gestión sea directa de la Consejería".